Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos dos ‘mossos’ por ayudar a una banda que robaba a ‘narcos’

La policía catalana arresta a una veintena de personas acusadas de traficar con drogas y vehículos

Los agentes se incautan en diversas fases de 1.600 kilos de hachís

Una operación policial que arrancó con un alijo de 60 kilos de hachís ha concluido, seis meses después, con la desarticulación de una organización criminal muy violenta especializada en robar grandes cantidades de droga a narcosy en traficar con coches de alta gama robados. La policía ha detenido a una veintena de personas; entre ellas hay dos agentes de los Mossos d’Esquadra, acusados de colaborar con la banda facilitando información confidencial. Otros policías del mismo cuerpo también han sido investigados, aunque no arrestados, en el caso, tutelado por la titular del juzgado de instrucción número 18 de Barcelona. El caso está bajo secreto de sumario y la juez ha ordenado ya el ingreso en prisión sin fianza de 15 de los implicados.

Entre los detenidos se encuentra una agente de los Mossos de 25 años. La mujer ha jugado un papel relevante en la trama. Según fuentes cercanas a la investigación, la mujer permitió que su garaje particular sirviera para albergar los vehículos robados. Además, mantenía una relación sentimental con uno de los presuntos cabecillas del grupo. Tanto a ella como al otro mosso detenido se les acusa también de pasar información a la banda, como matrículas de algunos coches.

La desarticulación de la banda ha supuesto un importante golpe al mundo del hampa en Cataluña. Los detenidos, de origen español, han sido definidos como personas peligrosas, profesionales de la delincuencia y del robo, que además del asalto a traficantes y el tráfico ilícito de vehículos, practicaban extorsiones a empresarios e incluso alunizajes. El sistema consiste en estampar el coche contra el escaparate de un establecimiento, robar en pocos minutos lo que haya en el interior, y huir a toda velocidad.

Una de las claves de la operación policial han sido las escuchas. La juez ha ordenado unas 150 intervenciones telefónicas que han permitido a los Mossos anticiparse, en algunos casos, a los planes de la banda. De esa forma, la policía se ha incautado —en diferentes fases— de un total de 1.600 kilos de hachís, que la banda tenía previsto usurpar a traficantes. En algunos casos, los propios narcos también han podido ser detenidos.

La policía catalana se anticipó a la organización en mayo, cuando estaba previsto un robo en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz). Los agentes descubrieron que el grupo tenía previsto asaltar a unos narcos para llevarse 1.200 kilos de hachís. Con la colaboración de la Guardia Civil, lograron impedir el robo, recuperar la droga y detener además a dos de los narcotraficantes. Posteriormente, la investigación permitió a los policías aprehender, en esta ocasión en Tarragona, 300 kilos de hachís.

Tarragona es precisamente el epicentro de la operación, según fuentes del caso. Los Mossos han clausurado en la localidad un concesionario de coches, Autogallery Sport, de vehículos de alta gama a precios de “ocasión”, y detenido a su propietario, Víctor C. Entre los vehículos que oferta este local ahora precintado figuran un Aston Martin Vantage por 71.500 euros; un Porsche Cayenne por 38.800; o un Chevrolet Corvette 206 Coupe por 63.000 euros, además de varios modelos más clásicos.

La División de Investigación Criminal (DIC) de los Mossos ejecutó la mayor parte de las detenciones el pasado miércoles 4 de junio, cuando se practicaron entradas y registros en diversas localidades catalanas. Pero hubo otra parte de la investigación que tuvo que esperar, la realizada por Asuntos Internos, porque la agente implicada estaba de vacaciones en Menorca. De sus llamadas telefónicas se deduce que sabía que, a la llegada a Barcelona, iba a ser detenida.

Entre los arrestados se encuentran dos de los presuntos cabecillas de la trama, Adrián A. y David D., según fuentes policiales. Los dos son muy conocidos en los ámbitos policiales por su vinculación con el mundo delincuencial. Algunos de ellos están vinculados a la banda de Los Segura, implicados en el robo de 400 kilos de cocaína en el puerto de Barcelona, por lo que fueron juzgados y condenados.

Igual que ocurrió con los implicados en aquel robo, los actuales detenidos se dedicaban principalmente al robo de coches, pero también están implicados en extorsiones. Durante la investigación, los agentes constataron la amenaza directa a un empresario a través del teléfono. Unas diez personas se desplazaron a la localidad de Vinarós (Castellón) para cobrar una presunta deuda que el empresario debía abonar. De lo contrario, le habían amenazado, acabaría en el fondo del mar, confirmaron las mismas fuentes policiales.

La investigación no se da aún por finalizada y la juez podría acordar nuevos registros y detenciones.