Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todo el Consejo de Adif de 2011 se niega a declarar por Angrois

La defensa del maquinista recuerda que su cliente colaboró con la justicia

Mañana comparecerán ante el juez los dos últimos imputados

Carlos María Juárez, exdirector general de Infraestructuras
Carlos María Juárez, exdirector general de Infraestructuras

Ninguno de los nueve vocales del Consejo de Administración de Adif de 2011 imputados por poner en servicio entonces la línea Ourense-Santiago sin las medidas de seguridad necesarias para evitar el accidente de tren de Angrois del pasado 24 de julio ha querido declarar ante el juez instructor del caso, Luis Aláez. A la espera de lo que hagan mañana los dos últimos imputados citados -presidente y director de seguridad de la empresa pública en 2011-, el silencio de los altos cargos de Adif ha vuelto a provocar el enfado de la defensa del maquinista del Alvia, también imputado, que recuerda que su defendido declaró y colaboró con la justicia desde el primer momento.

Hoy comparecieron ante el juez Carlos María Juárez Colera, exdirector general de Infraestructuras Ferroviarias; Gerardo Luis Gavilanes Ginerés, subdirector de Estudios Económicos y Estadística de Fomento; Mercedes Rodríguez Arranz, subdirectora de Administración y Gestión Financiera de Fomento; Carlos Bartolomé Marín, jefe de gabinete del entonces director general de Carreteras; y Javier Hurtado Domínguez, jefe de gabinete del entonces ministro, José Blanco. Como sus cuatro predecesores, todos ellos miembros del Consejo de Administración de Adif en 2011, se limitaron a informar al juez de que se acogían a su derecho a no declarar de momento. La estrategia de los imputados es la de esperar a que la Audiencia Provincial de A Coruña resuelva sobre los recursos que presentaron contra sus imputaciones con la esperanza de que las anule, como ya hizo hace unos meses cuando Aláez los había imputado por primera vez. El juez, sin embargo, considera que podrían ser responsables de poner en servicio la línea Ourense-Santiago sin las medidas de seguridad adecuadas para evitar un despiste como el que sufrió el maquinista del Alvia, Francisco José Garzón, también imputado, que al descarrilar provocó 79 muertes.

El silencio de los ex altos cargos de Adif ha sido contrapuesto por la defensa de Garzón con la colaboración que su cliente prestó desde un primer momento a la justicia para el esclarecimiento del accidente. El maquinista nunca se negó a declarar, como también era su derecho, y siempre admitió su despiste. Mañana comparecerán ante el juez los dos últimos imputados: el que era presidente de la empresa pública durante el Gobierno socialista, Antonio González Marín, y quien fue director de Seguridad en la Circulación desde que se diseñó la línea hasta un par de meses antes del accidente, Andrés Cortabitarte. El primero ya ha avanzado en un escrito dirigido al juez que también se acogerá a su derecho a no declarar, mientras que la actuación del segundo sigue siendo una incógnita.