Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía empieza a actuar en Twitter y promete “máximo rigor”

Torres-Dulce dice que perseguirá los comportamientos en las redes que "deterioren la convivencia"

La fiscalía ha empezado a actuar en Twitter y, especialmente, por los mensajes sobre el asesinato de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, y los de contenido xenófobo.

Por un lado, la fiscal de sala coordinadora en materia de Criminalidad Informática, Elvira Tejada de la Fuente, ha empezado a recabar datos de toda España y, por otro, el máximo responsable del ministerio público ha anunciado la intervención de la Fiscalía en las redes sociales.

El fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, anunció este miércoles que actuará “con el máximo rigor” ante la denuncia presentada por la comunidad judía por los comentarios antisemitas vertidos en Twitter. La fiscalía será “muy activa” en la persecución del discurso del odio en las redes sociales, añadió Torres-Dulce tras el acto de entrega de despachos a la nueva promoción de jueces, que ha sido presidido este mediodía por el Rey.

“Lucharemos contra todo aquello que pueda deteriorar la convivencia”, aseveró el fiscal general, en alusión a la polémica suscitada en las últimas semanas en torno a Twitter por los comentarios sobre el asesinato de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, o contra la comunidad judía. El pasado domingo, tras la derrota del Real Madrid ante el Maccabi de Tel Aviv en la Euroliga de baloncesto, cientos de personas escribieron mensajes racistas y antisemitas en la red social.

La difusión de los mensajes que hacen apología del nazismo llevó a la comunidad judía a presentar una denuncia ante la fiscalía. Torres-Dulce anunció, en ese sentido, que remitirá el asunto a Elvira Tejada, la fiscal de Sala del Tribunal Supremo especializada en delitos informáticos, para que decida qué servicio de la fiscalía debe ser competente.

Tejada pidió este miércoles a las distintas fiscalías de toda España remitir a la de sala todos los tuits que se denuncien para coordinar la materia. Su idea es unificar la gestión y evitar actuaciones generalizadas o indiscriminadas que en el futuro puedan no ser seguidas por los jueces correspondientes. Cualquier actuación de la Fiscalía en redes sociales será decidida de manera centralizada.

La fiscal de sala expuso el lunes a los secretarios de Estado de Interior y de Justicia, Francisco Martínez y Fernando Román, respectivamente, la necesidad de actuar caso a caso. Muchos de ellos se refieren a conductas que pueden ser reprobables, pero que o no son delictivas o deben ser perseguidas solo a instancias de parte y no por actuación de la fiscalía. En este último capítulo entran las injurias y las amenazas. Ya hay sentencias judiciales de casos de denuncias por amenazas o injurias a través de Twitter, con un tratamiento penal idéntico a cualquier otra conducta de este tipo, expresada por otro medio que no sean las redes sociales

Para que sea delito, por ejemplo, de apología de un asesinato, debe haber una relación casi directa con los hechos que se ensalza, tal y como exige el Código Penal. Y, según la fiscalía, los tuits referidos al asesinato de Carrasco difícilmente pueden encajarse en el tipo penal de odio, que exige que se ensalce la persecución de una determinada etnia o grupo ideológico.

La fiscalía asegura que está dispuesta a actuar, pero frenó la petición del Gobierno para actuar de forma generalizada en las redes sociales, sin atender caso a caso y sin que haya denuncia de afectados.

Más información