Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hèctor Parra estrena su cuarta ópera en la Bienal de Múnich

'La vida sacrificada' del barcelonés, con libreto de Marie Ndiaye, recrea con humor el mito de Orfeo

Vive atrapado por la fascinación de la ópera y, aunque sigue cultivando otros géneros– el año pasado fue compositor residente del Festival de Huddersfield (Inglaterra) y estrenó L´absència en el Auditori de Barcelona por encargo de la Orquesta de Cadaqués-, Hèctor Parra (Barcelona, 1976) sigue explorando los recursos del arte lírico desde la más excitante vanguardia. De hecho, se ha convertido en el autor español que más óperas estrena en la escena europea y sigue su buena racha: tres meses después de estrenar en París, con dirección escénica de Georges Lavaudant, Te craindre en ton absence, un monodrama sobre el papel de la mujer con libreto de la escritora francesa Marie NDiaye, premio Goncourt 2009, estrena mañana en la Bienal de Múnich (Gasteig) su cuarta ópera, Das geopferte Leben (La vida sacrificada) una revisión, original y llena de humor, del mito de Orfeo, también con libreto NDiaye.

El montaje -tres representaciones hasta el 23 de mayo, con dirección musical de Peter Tilling y escénica de Vera Nemirova- es la obra que cierra la última edición de la Bienal de Múnich dirigida por Peter Ruzicka. En ella, da una vuelta de tuerca al mito de Orfeo en clave cómica, y desde una óptica moderna en la que explora la tradición sin renunciar a los recursos de la música actual. Para ello utiliza una orquesta integrada por dos conjuntos diferentes -la Orquesta Barroca de Friburgo, con instrumentos de época, y el ensemble Recherche – y un equipo de solistas vocales de la compañía de la Ópera de Friburgo, coproductora del montaje.

“El libreto es una inversión irónica, a menudo sarcástica y actualizada del mito de Orfeo: el hombre está muerto y vuelve a la vida acompañado de “su muerte”. La muerte pide a su viuda y a su madre que canten su verdadero amor por él, y si este es suficientemente fuerte, les devolverá el hombre para que viva muchos más años”, explica Parra. “Pero el amor de su mujer es frágil y pragmático –solo quiere deshacerse de su insoportable suegra- y su madre, neurótica y orgullosa, prefiere sacrificar su vida antes que cantar un amor que no siente por su hijo. Así que el pobre hombre se ve condenado a vivir otros cuarenta años bajo la sombra del remordimiento pero, como buen sibarita, disfrutando de buenas comidas y buen vino”.

Parra confiesa que lo más dificil en el proceso de composición de su nueva ópera ha sido “la fusión entre las citas barrocas y mi lenguaje más estridente y radical”. El compositor, que inició su aventura operística en 2009 con Hypermusic Prologue, con libreto de Lisa Randall considera La vida sacrificada como su reflexión personal sobre la propia historia del género. “Para mi manera de trabajar habrá un antes y un después para continuar explorando el mundo lírico cada vez con más conciencia, riqueza expresiva y sobretodo libertad", comenta Parra, afincado en París y vinculado como compositor y profesor al Instituto de Investigación y Coordinación Acústica/Música (Ircam).

En la gestación de esta curiosa “ópera barroca de espíritu moderno”, en la que aparecen citas de célebres títulos de Monteverdi y Handel, ha realizado una provechosa inmersión en los códigos barrocos. “Mi lenguaje vocal e instrumental se ha visto profundamente transformado y enriquecido gracias al contacto con la ópera barroca y con las técnicas de interpretación histórica. De ahí, he visto como ha nacido una especie de transparencia sonora propulsada por un impulso melódico-lírico que me ha hecho reflexionar sobre como enfocar mis futuros proyectos operísticos”. Parra ya trabaja en su quinta ópera, Wilde, que se estrenará el próximo año en el Festival de Schwetzingen.