Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘caso Prestige’ está paralizado por no firmar el capitán la sentencia

Al no haberse formalizado este trámite, no se puede emplazar a las partes personadas a presentar ante el Supremo los recursos

El capitán del barco durante el juicio
El capitán del barco durante el juicio EFE

El proceso judicial del 'Prestige' ante el Tribunal Supremo se encuentra paralizado al no firmar el capitán del buque, Apostolos Mangouras, la sentencia de la Audiencia Provincial de A Coruña que le absolvió de un delito medioambiental, al igual que el jefe de máquinas, Nikolaos Argyropoulos, y al exdirector general de la Marina Mercante, José Luis López Sors. Así lo han confirmado fuentes jurídicas del caso, que han precisado que, al no haberse formalizado la firma de la sentencia, "no se emplaza" a las partes personadas "para ir a Madrid", ha dicho en relación a los recursos ante el Supremo.

Estas mismas fuentes han atribuido el hecho de que, por ahora, no se haya firmado la citada sentencia a un intento de "alargar el proceso", han apuntado en relación al entorno de la naviera del buque y sobre la situación de los recursos ante el Supremo de la Abogacía del Estado, Fiscalía, Estado francés, la Xunta u organizaciones como Nunca Máis y Arco Iris. No obstante, ha recordado que, en otros casos, "si no vas a firmar, se considera notificado por el procurador" por lo que han vinculado el hecho de que en este caso se requiera la firma del capitán del 'Prestige' a un intento de "guardar las formas" "y ser "garantistas".

Respecto al jefe de máquinas y el exdirector general de la Marina Mercante, estas mismas fuentes han precisado que, en su caso, sí lo han hecho. En su sentencia, emitida el pasado 13 de noviembre --coincidiendo con el undécimo aniversario de la catástrofe-- la Audiencia de A Coruña absolvió al capitán del 'Prestige', Apostolos Mangouras; al jefe de máquinas del buque, Nikolaos Argyropoulos y al exdirector general de la Marina Mercante José Luis López Sors. Lo hizo por los delitos contra el medioambiente de los que eran acusados, mientras que únicamente el primero fue condenado a 9 meses de prisión por un delito de "desobediencia grave".