Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prisión con fianza para dos cargos de Adif

El juez da un plazo de 48 horas para que aporten 30.000 euros y poder evitar la cárcel

La juez que investiga la presunta malversación en las obras del AVE en Barcelona dictó ayer prisión con fianza para un alto cargo de Adif, Rafael R. G., tras tomarle declaración. El director de proyectos y construcción del ente público quedó en libertad anoche tras comprometerse a depositar una fianza de 30.000 euros en 48 horas. La magistrada decretó la misma medida cautelar para otros dos de los principales implicados: Jaime G. L, director de las obras bajo sospecha, también un alto cargo de Adif, y Eduard P., responsable de la empresa Corsan, que presuntamente se benefició con unos seis millones de euros. Los otros dos detenidos que habían pasado a disposición judicial —trabajadores de una empresa externa que certificaba las obras— quedaron en libertad con cargos.

Los cinco detenidos negaron ayer ante el juez del caso, haber participado en la malversación de seis millones de euros de Adif. Ese dinero, coincidieron, era una parte de los sobrecostes que acumularon las obras del AVE en Barcelona y que aún no se habían pagado a la constructora Corsan, que fue adjudicataria y construyó un tramo de la vía entre 2008 y 2012.

Rafael R. G. ejercía como director de la línea noreste y Jaime G. L. era su mano derecha. Anticorrupción les acusa de certificar obras por un importe muy superior al de los trabajos que realmente se ejecutaron. La tesis de la defensa de los dos detenidos es que las obras se han ejecutado y que los seis millones no se han pagado, sino que se estaban acabando de cuadrar en los presupuestos finales de la obra. Los trabajos se adjudicaron en 2008 por 68 millones de euros. Sin embargo, diversas modificaciones del proyecto elevaron en 13,5 millones más los proyectos. Los “últimos flecos” de esas obras —aún por liquidar, según las mismas fuentes— aumentaron esa cantidad en otros seis millones más.