Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy exhibe la recuperación económica frente a los riesgos de la independencia

El presidente catalán y el español se esquivan por media hora en el foro empresarial

Los empresarios catalanes no hacen ninguna referencia al debate soberanista

Mariano Rajoy toma asiento entre los asistentes al XV Foro de Marcas Renombradas de España

Buena parte del PP le pide firmeza frente a Cataluña, y ese es el discurso que él practica en Madrid, como se vio esta misma semana en el Senado. Pero a la vez muchos de sus interlocutores, en especial los empresarios catalanes, le reclaman que modere el discurso, que busque seducir a Cataluña. Y ese, el segundo, es el tono que eligió este jueves Mariano Rajoy en Barcelona. El presidente optó por una nueva estrategia: tratar de convencer a los catalanes, en especial a los empresarios —acudió a la clausura del Foro de Marcas Renombradas Españolas, capitaneado por algunas de las empresas catalanas más conocidas— de que precisamente ahora que empieza la recuperación económica, apostar por la independencia es una muy mala opción.

Rajoy, que tuvo que ver las decenas de banderas independentistas en los balcones de Barcelona en su camino desde el aeropuerto, desgranó datos económicos positivos y frente a ellos alertó de los riesgos del camino a la independencia iniciado por Artur Mas, aun sin citarlo, con metáforas referidas a las empresas: “Barcelona es un gran escaparate de Cataluña y de España, un gran espejo de nuestro país. Encerrarse en sí mismo y permanecer inmóvil es garantía de fracaso. Ganar tamaño y abrirse al exterior es la clave del éxito. Esto es lo que estamos haciendo juntos y nadie debería obstruir esta senda sin explicar los costes de caminar en sentido contrario”.

El jefe del Gobierno reclama a Mas que “explique los costes” de romper

El mensaje a los empresarios era claro: dentro de España, llega la recuperación y la “posibilidad única de situarse entre las grandes naciones del mundo”. El presidente aseguró que las exportaciones han logrado un nuevo dato récord desde que hay registros, en 1971, se han superado los 60 millones de turistas, además de crecer un 36% la inversión extranjera. Fuera de España, para él, todo son riesgos. “Para ir rápido puede ser mejor andar solo pero para llegar lejos es mejor ir bien acompañado, nuestro futuro juntos no conoce fronteras”, aseguró.

Rajoy se quedó después un buen rato —más de una hora— departiendo con los empresarios y compartiendo un aperitivo, con la intención de buscar en ellos la complicidad para presionar entre todos a Mas para que renuncie al referéndum y busque una solución alternativa.

La estrategia de La Moncloa en esto es clara, aunque de momento no ha logrado tener éxito: rodear a Mas y a CiU de una gran presión empresarial, ahora utilizando además los datos económicos mejores que los de 2013, para forzarlos a buscar un acuerdo. Rajoy y los suyos, y el PP catalán, presionan a los empresarios para que a su vez trasladen el mensaje a Mas. Estos, según diversas fuentes del Ejecutivo, o al menos la mayoría, trasladan que están muy preocupados por la tensión independentista pero a la vez piden al Gobierno, y ese el mensaje que recibió este jueves Rajoy, que sea él quien busque una salida.

En este momento de precampaña electoral parece imposible mover nada, pero en La Moncloa sí creen que tal vez un mal resultado en las europeas de CiU podría servir para volver a tender los puentes. En cualquier caso nadie ve fácil que Mas tenga margen para renunciar a una consulta que tiene fecha (9 de noviembre) y pregunta, y a partir de ahí (el Tribunal Constitucional la impedirá) todo son incógnitas.

El presidente catalán no renuncia a su órdago soberanista, aunque reconoce que pone en riesgo su carrera política: “Estamos en un camino personalmente peligroso. El Estado es el Estado”, le espetó a la líder del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, en la sesión de control quincenal al Gobierno autónomo. Tras responder a los grupos de la oposición, Mas se trasladó al encuentro empresarial, donde hizo un discurso opuesto al de Rajoy: si el presidente se centró después en la importancia de permanecer en España para la pujanza de la economía, el líder catalán repitió los tres argumentos que esgrime su Ejecutivo para justificar que la economía catalana es autosuficiente y que no se ha visto mermada por el proceso soberanista.

El presidente de la Generalitat sacó pecho de la internacionalización de la economía catalana: expuso que las exportaciones al extranjero han superado en los últimos dos años a las ventas al resto de España; que Cataluña es una de las regiones europeas que más inversiones atraen; y el turismo, que supone el 25% de los visitantes a España. “Da un mensaje muy claro en la línea de que Cataluña es un territorio atractivo”, dijo Mas.

En pleno intento de internacionalizar el proceso soberanista, Mas valoró el trabajo hecho desde la Generalitat para proyectar la economía al mundo, intentos que a veces se han topado “con rechazos y desaires” pero que ha culminado con éxito, según su razonamiento. Especialmente orgulloso se siente Mas de la marca Barcelona, que defendió ante los representantes de las marcas más conocidas del país. “Hoy en día, la marca más potente que tiene España es la marca Barcelona”, se vanaglorió.

Los empresarios están preocupados, pero le piden que busque salidas

Entre los discursos de los dos presidentes se celebró un coloquio sobre la internacionalización de las marcas españolas en el que participaron directivos de las empresas Puig, Borges, Simón, Gaes y Armand Basi, todas de origen catalán. Los ejecutivos no hicieron ni una sola referencia al debate soberanista. Sí defendieron que las marcas representan el 33% del empleo en España, el 40% del PIB, el 45% de las exportaciones y 55% del I+D, informa Clara Blanchar.

Los empresarios coincidieron en que la internacionalización de las empresas es imprescindible, no solo como alternativa al mercado doméstico; en la necesidad de contar con buenos productos e invertir en investigación y desarrollo; y de conocer bien los mercados exteriores. Los directivos también convinieron que si bien no están agotados, los BRIC muestran signos de saturación, por lo que es el momento de buscar oportunidades “en la periferia de los BRIC”, apuntó el consejero delegado de Simon, Xavier Torra.

A nivel de mercado doméstico, en general también estuvieron de acuerdo en que se está produciendo una cierta recuperación de un mercado que en ningún caso puede dejarse de lado pese a las exportaciones. Así lo expresó la presidenta de Armand Basi, Núria Basi, y lo suscribió el consejero delegado de Borges, Josep Pont, que dijo que el repunte interno coincide con cierto enfriamiento de los mercados emergentes. “La felicidad no es completa”, resumió.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información