Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las cuentas públicas

El Gobierno admite retrasos en el pago de facturas por problemas de tesorería

El PSE denunció que han dejado de pagar hasta el 20% de los capítulos 2, 4 y 7

José Antonio Pastor, este miércoles en el Parlamento vasco.
José Antonio Pastor, este miércoles en el Parlamento vasco.

El PSE dio la señal de alarma por la mañana, y el Gobierno lo admitió unas horas después. No se trata de “recortes” sino de “gestión de recursos”, cuando hay problemas temporales de tesorería, vino a decir Hacienda. Es decir, se ejecutará el presupuesto de 2014, pero se abonarán las facturas, subvenciones y algunas transferencias, en torno al 20% del presupuesto de gastos, según los socialistas, cuando llegue el siguiente bloque de ingresos tributarios procedente de las diputaciones. Lo malo es si no se cumplen las previsiones de ingresos, y ayer precisamente se conoció el dato de que la recaudación acumulada hasta marzo decreció con respecto a la de igual periodo de 2013 con el mayor descenso registrado en la provincia de Álava.

Si hasta ahora el Gobierno tiraba de créditos para no afectar a la economía de terceros, en esta ocasión ha optado por retrasarlos. “Teniendo en cuenta la evolución de los ingresos, y sin caer en alarmismos en el discurso político, este Gobierno seguirá realizando una gestión responsable de los recursos públicos, y desarrollando las políticas de cohesión social de su competencia, así como de reactivación de la economía, en todo lo que esté en su mano”, justificó Hacienda en una nota.

En definitiva, un problema de tesorería debido al ritmo de los ingresos tributarios que, en febrero de 2012, cuando los socialistas estaban en el Gobierno, el PNV interpretó como un “riesgo de quiebra inminente”.

Según advirtieron entonces diversas fuentes del PNV, tras una comparecencia de urgencia del ahora lehendakari, Iñigo Urkullu, la “situación era de extrema gravedad y estaba en riesgo el cobro incuso de la nómina de los funcionarios”, cuando unos días antes Hacienda del Gobierno había concedido a las diputaciones forales unos aplazamientos de pago de 310 millones de euros.

No vamos a decir que el Gobierno está en quiebra", aclaró Pastor

El portavoz parlamentario, José Antonio Pastor sostuvo ayer que algo está pasando y “no es algo que digamos sólo nosotros. Se están quejando sindicatos, patronales, colectivos sociales, ayuntamientos vascos, ONGs y todo aquél que tiene pendiente la concesión de algún tipo de ayuda o subvención al ver que no salen las órdenes ni decretos ni llegan las ayudas”, criticó. El PSE demandó al Gobierno que “diga qué está pasando” y detalle “cuál es su realidad presupuestaria. Por mucho que el Gobierno siga escondiéndose en ruedas de prensa, cada día ofrece más razones para la preocupación”, dijo. Pastor aseguró que existe la orden de retener el 20% de los créditos de los capítulos 2, 4 y 7, es decir, gasto corriente, inversiones y subvenciones y precisó que se transmitió de forma verbal a los departamentos hace varias semanas.

Decisiones que han retrasado la puesta en marcha del conjunto de planes de fomento del empleo y para la reactivación económica, y han aplazado la convocatoria de los programas de formación, y desactivado las partidas ligadas a los planes de creación de empleo. Pastor lamentó que el Ejecutivo tampoco haya respondido a los ayuntamientos que pidieron ayudas para contratar. La entrega de la totalidad de las ayudas a I+D+I concedidas en 2012 sigue paralizada así como la explicación del estado de desarrollo del Plan de Inversiones pactado en 2013 entre Gobierno y Diputaciones.

El PSE registró ayer una batería de preguntas por escrito para conocer “si alguna Diputación ha solicitado aplazamientos de los pagos que le corresponden a las arcas comunes”.

En su opinión los datos de recaudación frente a los objetivos para este año dejan margen para la duda. En Bizkaia el dato del primer trimestre es inferior cuando en febrero era mejor respecto a igual mes del ejercicio precedente. “No vamos a permitir que los discursos patrióticos propios de estos días distraigan la atención de lo principal”, advirtió Pastor.