Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sector de Bustos gana posiciones con vista a las municipales en Sabadell

El Gobierno local promociona a Josep Ayuso, apoyado por el exalcalde imputado

Manuel Bustos, ex alcalde socialista de Sabadell.
Manuel Bustos, ex alcalde socialista de Sabadell.

Los hermanos Manuel y Francisco Bustos, apartados de la primera línea política por el caso Mercurio, ya mueven ficha de cara a las elecciones municipales de 2015 para no perder el control que desde hace 15 años mantienen de forma férrea sobre el Ayuntamiento de Sabadell. La semana pasada se renovó el Gobierno local por tercera vez en este mandato para promocionar a Josep Ayuso como primer teniente de alcalde —hasta ahora era tercero—, que será candidato a la alcaldía el año próximo después de que se impusiera en las primarias que el PSC celebró en Sabadell hace mes y medio. Ayuso era el aspirante que apoyaba la ejecutiva local, controlada por los hermanos Bustos —ambos encausados en la Operación Mercurio de corrupción urbanística en la ciudad—, pero que en cambio genera recelos en la calle Nicaragua.

La remodelación de concejales aupó a Ayuso hasta el número dos del Consistorio, cosa que le deja en una situación inmejorable en el caso que el actual alcalde, Joan Carles Sánchez —que asumió la vara hace un año tras la dimisión de Manuel Bustos— decida no acabar el mandato. Este es un escenario plausible ya que Sánchez se encuentra prácticamente sin apoyos en el gobierno local y enfrentado al PSC de Sabadell, después que el partido diera su apoyo incondicional a Ayuso antes de celebrarse las primarias, cosa que llevó al actual alcalde a renunciar a la reelección, a pesar de que ya se había postulado tres meses atrás.

Con la nueva estructura, Ayuso pasa a controlar el área de Economía y se desprende de la polémica cartera de Urbanismo, que tantos quebraderos de cabeza ha dado a los socialistas desde que salió a la luz el caso Mercurio y que puede seguir dándolos a medida que se acabe su instrucción y se concreten delitos y acusados. En la renovación del gobierno, en cambio, pierden peso Marta Farrés, contrincante de Ayuso en las primarias, y Ramon Burgués, que había dado apoyo a la concejal y que asume ahora Urbanismo.

Manuel Bustos, que desde su dimisión se ha mantenido lejos de los focos, reapareció la noche de las primarias para levantar el brazo victorioso a Ayuso. Aunque el concejal quita hierro al asunto asegurando que “es un militante más”, el futuro alcaldable es visto en Sabadell como heredero de la era Bustos, y así también lo cree el PSC. “La fotografía lo dice todo”, admiten fuentes de la calle Nicaragua, sede del partido. De hecho, muchas voces aseguran que en este último año Bustos continúa controlando en la sombra el Gobierno local. Incluso Sánchez admitió hace unas semanas al diario digital vapordiari.cat que a Bustos “todavía se le pide opinión en algunos temas”.

La ciudad es la única donde el candidato oficial perdió en las primarias

“Tenemos que sentirnos orgullosos del trabajo hecho durante estos 15 años. Ha habido cosas positivas y negativas. Hemos cometido errores, pero debemos continuar adelante”, asegura Ayuso, que se niega a detallar dichos errores. El alcaldable tampoco responde a la pregunta de si se plantea llevar en las listas a los concejales imputados por el caso Mercurio ni si estos deberían dejar su acta de regidor ahora que el juez ha decidido llevarlos a juicio. Ayuso defiende la presunción de inocencia y asegura que todavía “no hay sentencia firme” sobre el caso.

Pero en la sede del PSC ven con preocupación lo que pasa en Sabadell. Las primarias celebradas en esta ciudad —calificadas como “bustada” por la dirección del PSC— revelaron que el partido ya no controla lo que ocurre en este municipio del Vallès. Sabadell ha sido la única localidad con primarias donde no ha ganado el candidato del aparato. “Las cosas en Sabadell se nos escapan”, admiten desde el PSC, que consideran que “el proceso de primarias no se ha llevado de la forma más acertada”.

Ayuso no era el candidato previsto por el aparato local. Antes se barajaba el nombre de otras personas, entre ellas la diputada Montse Capdevila, quien anunció su retirada un día antes que la fiscalía pidiera su imputación, también en el caso Mercurio, por malversación de fondos públicos. Ayuso entró como concejal en 2003, en el segundo mandato de Bustos, y siempre se había mantenido en una discreta posición como responsable de Deportes, aunque forma parte del círculo íntimo de Bustos. Ese mismo año lo envolvió la polémica al participar en los incidentes del caso Bemba, en que los enfrentamientos entre la policía y grupos de jóvenes de izquierda durante la fiesta de cierre de un bar acabaron con una veintena de detenidos y heridos.