_
_
_
_

La Generalitat desdeña la decisión del Congreso: “Votaremos igual”

El portavoz cree que la ausencia de Mas evita "un duelo de la edad media" con Rajoy ERC: “El no del Parlamento español no es el fin; habrá consulta en Cataluña” PP: “Se puede hablar de otro modelo de financiación pero no de la unidad de España”

Francesc Homs y Artur Mas en el Parlament.
Francesc Homs y Artur Mas en el Parlament.CARLES RIBAS (EL PAÍS)

La Generalitat plantea el debate sobre la consulta en el Congreso como un trámite en el proceso soberanista, un paso para justificar la convocatoria de una consulta unilateral. El discurso del Gobierno catalán deja claro que la votación de este martes en nada cambia el camino hacia la consulta. Así lo ha manifestado el consejero de Presidencia, Francesc Homs, justo antes de viajar a Madrid para representar a la Generalitat en el debate. "Hoy vamos a buscar colaboración, nos gustaría votar [en la consulta] con su colaboración. Si no, votaremos igual", ha dicho Homs, quien ha recordado que el Estatuto da a la Generalitat la potestad de convocar consultas no vinculantes. Ese es el argumento que esgrimirá la Generalitat para justificar su siguiente paso, la aprobación en el Parlament de una ley de consultas que avale la votación sobre la independencia. "Es evidente que votar se votará. ¿O van a suspender la democracia en Cataluña?".

Homs será el máximo representante de la Generalitat en el Congreso porque el presidente catalán, Artur Mas, se quedará en Barcelona. El líder nacionalista ha preferido evitar la imagen de derrota que vivió en 2005 el lehendakari Juan José Ibarretxe cuando sometió su plan a al votación del Congreso. Homs ha querido revestir la ausencia de Mas de lección democrática. "Algunos entienden la política como la expresión de duelos propios de la edad mediana. Lo que plantea Cataluña no es el propósito de una persona concreta. Es la voluntad de un pueblo que mayoritariamente se expresará", ha introducido el consejo, que ha continuado su diatriba sobre cultura democrática: "Están acostumbrados a que la política se hace en los despachos, en los palcos de los estadios. Es la democracia del ordeno y mando, de arriba abajo, que acaba con esta visión de presentar los debates como un duelo de la edad mediana entre hidalgos".

Más información
El independentismo seguirá adelante pese al no rotundo del Congreso
CiU y ERC piden a los diputados del PSC que voten a favor de la consulta
Líneas rojas en Cataluña

La Generalitat no espera del debate ninguna oferta del Gobierno alternativa a la consulta. Homs ha prometido "escuchar con mucha atención" cualquier ofrecimiento que pueda surgir del debate, pero la condición sigue siendo la misma: que la consulta se pueda celebrar.

Nada termina el 8 de abril con el no abrumador del Congreso a la petición del Parlamento de Cataluña de que puedan convocar una consulta sobre la soberanía de esa comunidad autónoma. Pocas horas antes del comienzo del debate los grupos nacionalistas calientan el debate con esta tesis. “El no del Parlamento español, no es el fin, no es el punto de inflexión, porque habrá consulta en Cataluña”, ha asegurado el portavoz de ERC, Alfred Bosch, en una entrevista en los Desayunos de la 1 de TVE. “El pueblo está activado y habrá consulta en Cataluña”. Pero no solo, sin plazos, sin fijar fechas, el portavoz republicano ha pronosticado cual será el fin de este proceso: “Creo que Cataluña acabará siendo independiente”. Este portavoz realiza estas declaraciones con el libro que acaba de escribir en la mano. “Como amigos”: la independencia de Cataluña interesa a los españoles”

Hasta llegar a esa situación habrá “diálogo”, habrá “negociaciones”, ha asegurado Bosch. ¿Sobre qué bases? Bosch descarta la oferta de los socialistas de reformar la Constitución porque “eso es fabricar humo”; y tampoco se puede arreglar con una propuesta que solo afecte a la gestión económica.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Por el contrario de dinero sí se podría hablar. “Se puede dialogar del modelo de financiación para mejorar las prestaciones para los ciudadanos de Cataluña, pero no se puede hablar de la unidad de España”. No deja duda, por tanto, de qué se puede hablar desde el PP según señala el secretario general del Grupo Parlamentario Popular, José Antonio Bermúdez de Castro, en el mismo programa de TVE. ¿Y la reforma de la Constitución? Pues tampoco. “No se puede cambiar la Carta Magna para dar satisfacción a una minoría". La líder de los populares en Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, también ha querido dejar claro en declaraciones en la Cámara baja que a partir de mañana nada cambia, informa Francesco Manetto. El Gobierno, ha mantenido, seguirá ofreciendo diálogo en los mismos términos y no se abrirán nuevos cauces vinculados al concierto económico. Sánchez Camacho ha lamentado, además, que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, no haya acudido al Congreso de los Diputados.

Cierto duelo se ha observado en el Congreso con las réplicas y contrarréplicas de pasillo. La delegación del PP ha dado la réplica a la compuesta por los representantes de CiU, ERC e ICV, con la comparecencia del portavoz del Congreso, Alfonso Alonso, con los dirigentes populares de Cataluña Alicia Sánchez Camacho, Enric Milló y Dolors Montserrat.

Nadie se da por vencido, tampoco el PSOE, a pesar de que su propuesta de reforma constitucional no tenga apoyo, de momento. Su portavoz parlamentaria, Soraya Rodríguez, ha enmarcado las líneas por las que discurrirá el líder socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba: “La Generalitat debe dejar de tomar iniciativas unilaterales y el Gobierno debe abandonar el inmovilismo”. Que nadie dude, ha dicho Soraya Rodríguez, que todos los socialistas, los pertenecientes al PSOE y al PSC, votarán esta tarde en contra de la propuesta del Parlamento de Cataluña.

Mientras los políticos calentaban motores en la puerta del Congreso la presidenta de la Asociación Cultural Omniun, Muriel Casals, junto a representantes de este colectivo de gran relevancia en Cataluña, defendía el referéndum para Cataluña. De palabra y por escrito. Todos los diputados han recibido una carta de Omnium, firmada por Muriel Casals, en la que les pide que autoricen el voto en referéndum el próximo 9 de noviembre.

Margallo cree que ni la Generalitat ni el Gobierno transgredirán “las normas”

MERCÈ PÉREZ

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, prevé que el debate soberanista hoy en el Congreso comportará “una clarificación de posturas, no grandes novedades” porque “las líneas de unos y otros están bastante claras”. Ante el previsto portazo de la Cámara a la consulta, Margallo se ha mostrado convencido de que en ningún caso ni el Gobierno ni la Generalitat se saltarán el marco legal vigente. “Estoy seguro que tanto el Gobierno de la Generalitat como el Gobierno de España no harán nada que se salga o que transgreda las normas”, ha afirmado el Ministro de Asuntos Exteriores este martes por la mañana en Tarragona en el transcurso de la jornada Periodismo y Empresa, organizada por la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE).

Margallo, además, se ha mostrado convencido de que el Congreso es el lugar adecuado para debatir el plan soberanista. “Hubo una generación de españoles que se pasó la vida luchando para que en este país hubiese una democracia y el centro de la vida política y democrática es el Parlamento".

El ministro de Asuntos Exteriores también se ha referido al informe enviado por el consejero de Presidencia del Gobierno catalán, Francesc Homs, a las 129 embajadas españolas en el extranjero en el que, precisamente, intenta rebatir los argumentos expuestos en un informe enviado por Margallo la pasada navidad a estos mismos diplomáticos españoles. "No sé si es rebatiendo, matizando o añadiendo, cada uno es muy libre de emitir o defender los informes que considere oportunos", ha indicado Margallo sobre el argumentario enviado por Homs, que abarca 50 páginas y se titula Estrechar lazos en libertad.

Margallo ha abierto las jornadas de la FAPE, que en esta ocasión se centran en la situación de la crisis que arrastra el periodismo desde 2008 y que ha supuesto la destrucción de más de 11.100 puestos de empleo además del cierre de 284 medios.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_