El gobierno de Santiago, a juicio en mayo por pagar el abogado a un edil

El alcalde, Ángel Currás, rectifica ante la juez y admite que estaba al tanto del expediente a un funcionario que abrió otra causa en la que está imputado

El gobierno de Santiago se ha abonado a los juzgados. El mismo día en que se conoció la fecha del juicio que sentará en el banquillo a los siete miembros de la Junta de Gobierno procesados por prevaricación tras haber ordenado el pago de la defensa de otro concejal implicado en un caso de corrupción, el alcalde, Ángel Currás, compareció ayer ante la juez para declarar, imputado por un supuesto acoso a un funcionario municipal. El juicio a los siete ediles por cargar la minuta del abobado del concejal del PP Adrián Varela a las arcas municipales —que finalmente no se llevó a cabo— se celebrará el 19 de mayo.

 La fecha del juicio la avanzó el propio Ángel Currás a los medios de comunicación después de testificar ante la juez Ana López Suevos, que indaga sobre una presunta persecución por parte de varios miembros del gobierno local a un mando de la policía municipal. Currás, igual que el exjefe de gabinete de la alcaldía Ángel Espadas, el exconcejal Albino Vázquez Aldrey —ambos detenidos en la Operación Pokémon— y la anterior jefa de area de seguridad, María del Mar Hinojosa, están acusados de urdir un plan para relegar a un funcionario de la policía local con una denuncia falsa. El caso estaba en vía muerta hasta que la juez de Lugo Pilar de Lara remitió a los juzgados de Santiago unas grabaciones derivadas del sumario Pokémon en las que Vázquez Aldrey, Espadas y la propia Hinojosa tejían una estrategia para expedientarlo tras una llamada anónima que encomendaron a Espadas. De los pinchazos telefónicos en poder de la juez se deriva que el propio alcalde Currás estaba al tanto del expediente que sus entonces compañeros de gobierno pretendían abrir al funcionario, algo que el regidor había negado tanto a la juez en una comparecencia anterior como a los medios de comunicación.

Según el abogado del policía que denunció el caso, Currás rectificó sus palabras ante la juez y admitió haber incoado el expediente sancionador porque esa era su “obligación” y estaba “fundamentado”. En las conversaciones interceptadas por la policía, Currás alertaba a sus compañeros sobre la conveniencia de seguir adelante con la sanción. El alcalde se negó a responder a las preguntas de la acusación y luego alegó ante los medios que está dispuesto a facilitar “lo que pidan” tanto a la juez como a la fiscal, pero que no colaborará en una estrategia para “alargar” el caso. “No puedo aceptar que se siga manteniendo que el alcalde acosó y que persiguió en absoluto”, sentenció el regidor.

Espadas también se desvinculó del expediente, mientras que la exjefa de seguridad del Ayuntamiento María del Mar Hinojosa y el exconcejal Albino Vázquez Aldrey se acogieron a su derecho de no declarar.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS