Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montar una manifestación contra Zapatero

El juez indaga si el PP pagó a la trama por una concentración por De Juana Chaos

La trama Gürtel ofrecía toda clase de servicios a los dirigentes del PP de la Comunidad Valenciana. Lo mismo organizaba la campaña electoral, que se encargaba de conseguirles caviar. Los últimos informes de la Agencia Tributaria sobre la financiación ilegal del PP desvelan que la red también se encargaba de montar manifestaciones en las que el PP estaba interesado.

La contabilidad de la red recoge que, fuera del periodo de campaña electoral, el “cliente PP” le encargó una “manifestación en el Ayuntamiento” el dos de marzo del año 2007. El “total de gastos” en los que la trama incurrió para hacerlo fue de 1.061 euros.

La contabilidad de Gürtel no ofrece más detalles. Pero ese mismo día hubo una concentración patrocinada por el PP, frente al Ayuntamiento de Valencia, para protestar contra el Gobierno del entonces presidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero con motivo de la situación penitenciaria de Iñaki de Juana Chaos. El etarra había pasado a una situación de prisión atenuada después de mantener una huelga de hambre. Las crónicas del momento recogen que en la manifestación de Valencia —se celebraron concentraciones en toda España— se pidió la dimisión de Zapatero, y que asistió la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá. La regidora declaró allí que la política del Gobierno de España no tenía “nada de antiterrorista sino de ceder ante ETA y los terroristas”.

Las protestas fueron convocadas por la Fundación para la Defensa de la Nación España y secundadas por el Foro de Ermua y la Asociación de Víctimas del Terrorismo. Pero hubo representantes del PP en todas las concentraciones.

La trama gastó 1.061 euros en organizar la concentración

La anotación de la manifestación es uno de los nuevos apuntes de la contabilidad de la trama que se incluye en los últimos informes de los inspectores de Hacienda. Estos tratan sobre la supuesta financiación ilegal del PP, que investiga en Valencia el juez José Ceres.

En esa parte de la causa, que integran dos piezas separadas, está imputada la cúpula del PP de la Comunidad Valenciana de la época y el extesorero nacional del partido, ahora preso, Luis Bárcenas.

Entre los dirigentes regionales imputados hay cuatro que siguen siendo diputados populares en las Cortes Valencianas. Se trata de Ricardo Costa, que llegó a ser número dos del partido y portavoz parlamentario y fue absuelto en el juicio de los trajes junto al expresidente Francisco Camps. Vicente Rambla, que era vicepresidente de la Generalitat y coordinador de las campañas electorales del partido. Yolanda García, que era la tesorera del PPCV. Y David Serra, vicesecretario de organización, al que al igual que a Costa se le escucha en varias conversaciones grabadas por la policía tratando presuntamente con la trama y con los constructores el pago de mítines por parte de estos últimos.

Serra está también imputado en la causa por la adjudicación de contratos a dedo a las sociedades del grupo de Francisco Correa. En esa pieza separada, que es en la que más imputados se acumulan, es donde el juez Ceres acaba de solicitar al PP que le informe sobre si una treintena de los implicados ocuparon cargos en el partido durante los años investigados.