La finca Majarambú moviliza a Castellar

El Ayuntamiento del municipio reclama financiación a la Junta para un proyecto agrario

Finca de Majarambú en Castellar de la Frontera, Cádiz.
Finca de Majarambú en Castellar de la Frontera, Cádiz.Andrés Carrasco

Los habitantes del municipio gaditano de Castellar de la Frontera viven con la incertidumbre de conocer cuál va a ser el futuro de las fincas de La Almoraima y Majarambú. El 80% del término municipal de Castellar está dentro del Parque Natural de Los Alcornocales. De los 3.123 habitantes del pueblo, 501 (un 16,04%) están en paro y el alcalde, Juan Casanova (IU), ha iniciado una ofensiva para conseguir que la Junta de Andalucía le conceda al municipio la gestión de las 111 hectáreas de la finca de Majarambú.

La semana pasada, el Parlamento andaluz aprobó una proposición no de ley que cedía al Ayuntamiento la gestión del monte público, pero sin conceder financiación al proyecto de agricultura ecológica presentado por el gobierno municipal. Esta decisión llevó al alcalde a mantener un encierro en el Consistorio junto a otros miembros de su gobierno para expresar su rechazo a la decisión del PSOE andaluz de no apoyar la postura municipal. Casanova asegura no entender que el PSOE "defienda lo público" para la finca La Almoraima y no permita que se lleve a cabo, también desde la gestión pública, un proyecto de agricultura ecológica en una finca de su propiedad.

Al encierro mantenido el pasado martes, le siguió otro acto simbólico de reivindicación, cuando el alcalde y varios concejales trasladaron sus oficinas a una caseta de campaña instalada en Majarambú, donde realizaron todas las gestiones del día y llevaron a cabo una plantación de hortalizas para defender el proyecto municipal. Un proyecto que, paradójicamente, sí defiende el PP local, que en el caso de La Almoraima ha apostado por la privatización.

El PP de Castellar, a través de su presidenta y portavoz en el Ayuntamiento, Pilar Lobato, exige a la Junta que derogue la declaración de monte público a Majarambú para que se puedan desarrollar en la finca proyectos agroecológicos y de ganadería. "Sin eso nada se puede hacer en la finca, pues su declaración como monte público conlleva que solo se puedan llevar a cabo proyectos forestales y de ganadería extensiva", señala Lobato. La portavoz popular acusa de "falta de compromiso económico" al PSOE, pese a existir partida en los presupuestos de la Junta para estas actividades. Unas acusaciones que rechaza de plano el portavoz socialista en el Ayuntamiento, Francisco Vaca. "Fue el PSOE, y más concretamente yo como alcalde, quien inició todo el proceso de cesión de los terrenos de Majarambú en el año 1984 y fue en 2007, siendo aún alcalde, cuando se firmó el convenio marco de colaboración con la Consejería de Agricultura de la Junta".

El exalcalde asegura que hay que trabajar por "un proyecto viable dentro del monte público" que genere riqueza y empleo. "Sería conveniente estudiar la propuesta dentro del observatorio de tierras", añade. Mientras se mantiene el debate político, los vecinos viven en la incertidumbre de saber quién se queda con los terrenos de su municipio, ya que a las dudas que genera el proyecto de ecoagricultura en Majarambú, se suma la intención del Gobierno de Mariano Rajoy de privatizar el latifundio La Almoraima.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS