Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno responde a Puig que la deuda histórica es “inaceptable”

Beteta dice que el gasto por habitante no será el único criterio de financiación

El secretario general del PSPV-PSOE, Ximo Puig, pidió ayer que “nadie rompa el consenso si no hay otro consenso” en las instituciones que dependen de la Generalitat y apostó por “sumar” para contribuir a su fortaleza. Puig hizo esas declaraciones tras reunirse con el presidente del Consell Jurídic Consultiu, Vicente Garrido, en la sede de esta institución.
El secretario general del PSPV-PSOE, Ximo Puig, pidió ayer que “nadie rompa el consenso si no hay otro consenso” en las instituciones que dependen de la Generalitat y apostó por “sumar” para contribuir a su fortaleza. Puig hizo esas declaraciones tras reunirse con el presidente del Consell Jurídic Consultiu, Vicente Garrido, en la sede de esta institución.

“La deuda es una cantidad vencida, líquida y exigible”, señaló el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta. Los sistemas de financiación autonómica de 2001 y de 2009 fueron debatidos “en foro multilateral” y adoptados como propios a través de la comisión mixta de transferencias Gobierno-Generalitat. “Si se aprueba conforme a ley, se debate conforme a ley y se hace propio conforme a ley, es imposible que el sistema de financiación genere una deuda histórica”, concluyó en respuesta al socialista Ximo Puig, que le preguntó por ello ayer en la Comisión de Hacienda del Congreso de los Diputados y le recordó que el presidente de Extremadura, José Antonio Monago, sí que está planteando la exigencia de esa deuda.

Puig señaló que el informe de los expertos de las Cortes Valencianas cifra en 13.000 millones el déficit acumulado por la insuficiente financiación de la Comunidad Valenciana. “No basta solo con reformar el sistema de financiación”, dijo, “sino que la Comunidad Valenciana necesita que el Gobierno reconozca ese déficit de financiación, deuda histórica o como la quiera llamar, y la compense”. El dirigente del PSPV-PSOE preguntó al secretario de Estado si cree que la Comunidad Valenciana está infrafinanciada, si el Gobierno va a reconocer la deuda histórica y si el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, ha trasladado esa reivindicación al Ministerio de Hacienda.

Beteta se negó a dar una opinión sobre la financiación de la Generalitat Valenciana. “No existe una sola comunidad autónoma que defienda el actual modelo de financiación”, afirmó, para comentar que eso “tiene su punto de ironía”. Y ante la insistencia de Puig añadió que se pronunciará cuando tenga el documento que prepara el ministerio tras recibir los informes de todos los Gobiernos autonómicos y que trasladará para su debate al Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Sí que dejó claro Beteta que, en su opinión, “el gasto por habitante es un concepto notoriamente insuficiente”. Puig le había hecho notar que la financiación de la Comunidad Valenciana es 208 euros por habitante inferior a la media y que, mientras no está suficientemente financiada, ha de recurrir al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) y al plan de pago a proveedores, lo que hace que la Generalitat alcance una deuda de 33.000 millones de euros y pague al Estado 1.300 millones al año en intereses. “Le puedo garantizar que el gasto per cápita no va a ser el único concepto”, le respondió el secretario de Estado, que añadió que el sistema ha de atender “a las personas, pero donde quiera que estén en el territorio nacional”. Citó la extensión, la dispersión o la insularidad como elementos a tener en cuenta. Y del FLA destacó que las comunidades pagan menos intereses por sus préstamos y obtienen beneficios gracias a las “medidas de condicionalidad”.

“Al final tendrá que hacerse una quita”, afirma el dirigente del PSPV-PSOE

Sobre la actitud de Fabra y el Consell, Beteta elogió los esfuerzos “notorios” del Consell para recortar el gasto y ajustarse al déficit, dijo que la Generalitat ha traslado al ministerio documentación procedente de las Cortes Valencianas y citó, en concreto, la resolución de octubre de 2013 que reivindicaba la deuda histórica. También mencionó reuniones con Fabra y, sobre todo, con el consejero de Hacienda, Juan Carlos Moragues, aunque evitó responder si el presidente valenciano ha reclamado la deuda histórica.

“Estar conectados permanentemente a la máquina del FLA o del plan de pago a proveedores es inasumible”, señaló Puig en su intervención. “Al final, tendrá que hacerse una quita porque la Generalitat Valenciana no podrá pagar”. Tras la comisión, el líder de los socialistas valencianos aseguró que Mariano Rajoy “ningunea” a la Comunidad Valenciana porque “ni atiende la financiación ni reconoce la deuda histórica”.