Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cine sobre las fachadas de la Gran Vía para salvar el Palacio de la Música

Varios colectivos se concentran para evitar que el antiguo cine se convierta en una tienda de ropa ante la inacción del Ayuntamiento y la Comunidad

Concentración en la Gran Vía de Madrid para pedir que se mantenga el Palacio de la Música como espacio cultural. Ampliar foto
Concentración en la Gran Vía de Madrid para pedir que se mantenga el Palacio de la Música como espacio cultural.

“No tengan un sentido romántico, la vida cambia y los grandes cines se convierten en otra cosa, es el devenir histórico”, aseguró el Ayuntamiento de Madrid (PP) ante la inminente reconversión del Palacio de la Música en una tienda de ropa. Tampoco ha hecho nada el Gobierno regional (PP), que tiene sobre la mesa una petición de la asociación Madrid Ciudadanía y Patrimonio (MCyP) para declararlo Bien de Interés Cultural (BIC). Bankia, propietaria del edificio, ha seguido adelante pues con sus planes para venderlo al mejor postor.

Pero la sociedad civil madrileña no se ha resignado. Unas 33.000 personas han respaldado en Internet la petición para salvar el antiguo cine, que cerró en 2008 tras 84 años de historia. Y MCyP, junto con el colectivo Salvemos los Cines, la Plataforma en Defensa de la Cultura y la oposición municipal (PSOE, IU y UPyD), han celebrado esta tarde una concentración durante la que se ha proyectado el cortometraje The Champion, de Charles Chaplin, sobre la fachada del inmueble.

“Manifestamos nuestro rechazo a la modificación del Plan General de Ordenación Urbana para poder cambiar el uso cultural por otro uso comercial e inmobiliario de los cines históricos de Madrid, y nos sentimos preocupados por la incesante pérdida de espacios culturales en la ciudad. No queremos que Madrid se quede sin sus cines y teatros históricos. No aceptamos que el centro de Madrid deje de ser un centro cultural para ser solamente un centro comercial. Salvar el Palacio de la Música es una prioridad para todos los que amamos la cultura. Queremos que sea declarado Bien de Interés Cultural. Queremos que Madrid vuelva a ser un referente artístico y cultural en Europa”, han asegurado en un comunicado oficial estos colectivos. El líder municipal socialista, Jaime Lissavetzky, ha agregado: “Madrid tiene que proteger la Gran Vía del cine y evitar su desaparición”.

La Gran Vía ha perdido 10 de sus 13 cines desde que el Ayuntamiento, gobernado entonces por Alberto Ruiz-Gallardón, levantara en 2004 el blindaje cultural sobre estas salas para permitir su reconversión en tiendas u hoteles. En apenas un año, desaparecieron 11 cines en toda la ciudad: el Azul, el Imperial, los Fuencarral, el Luna, el Aragón, el Ciudad Lineal, el España, el Cristal, los Madrid, el Tívoli… En junio de 2007, cerró el Avenida, en el número 37 de la Gran Vía, que databa de 1926; se convirtió en una tienda de ropa de H&M. Justo un año después le tocó el turno al Palacio de la Música, en el número 35.

Para entonces ya habían desaparecido 18 cines en el centro de la ciudad. En la Gran Vía, en concreto, sólo quedan el Capitol, el Palacio de la Prensa y el Callao (estos dos últimos, gracias a las gigantescas pantallas que el Ayuntamiento le ha permitido colocar en sus fachadas). El Palacio de la Música estaba destinado a convertirse en un auditorio de 1.500 butacas de la mano de Bankia, pero el hundimiento de la entidad condenó ese proyecto.

El edificio forma parte del catálogo de inmuebles protegidos, con un blindaje integral por “su gran valor” histórico-artístico que “pretende la conservación integral de su organización arquitectónica en sus características espaciales, volumétricas y decorativas, tanto en acabados como en materiales”. Para cambiar su uso actual como sala de conciertos es necesaria una modificación urbanística, que el Ayuntamiento ve viable. Así se lo comunicó a la firma de moda Mango, que quiere instalar allí una tienda con centro de exposiciones y eventos de la empresa. Hasta ahora, no ha presentado sin embargo petición alguna de licencia o de plan especial.

Izquierda Unida ha comunicado hoy su intención de promover “un plan de protección y promoción con normas urbanísticas que protejan de forma explícita el uso fro cines o teatros y fijen  cuáles son los usos incompatibles con los valores protegidos”, según la concejal Milagros Hernández. En la actualidad, hay 14 cines y tres teatros que han cerrado sus puertas pero siguen abandonados y sin uso: los teatros Albéniz, de la Comedia y Madrid, y los cines Benlliure, Bogart, Canciller, Cristal, Dúplex, Jorge Juan, Luna, Marvi, Madrid, Morasol, Real Cinema, Renoir Cuatro Caminos, Rex… y el propio Palacio de la Música.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram