Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kontseilua denuncia la “injerencia clara” de Urquijo contra el euskera

Paul Bilbao tacha de "injerencia externa" la actitud del representante del Gobierno central

A la derecha, Paul Bilbao, secretario general de Kontseilua, en la rueda de prensa de esta mañana.
A la derecha, Paul Bilbao, secretario general de Kontseilua, en la rueda de prensa de esta mañana.

Kontseilua, el Consejo de los Organismo Sociales del Euskera, integrado por 46 asociaciones que tienen por objeto trabajar en pro del euskara, ha criticado este jueves del delegado de Gobierno central, Carlos Urquijo, contra el euskera. Según Paul Bilbao, el secretario general del organismo vasco, la Administración del Estado hace “uso de la amenaza” cuando avisa de que promoverá todas las acciones "necesarias" para "frenar" la decisión de la Diputación de Gipuzkoa y los ayuntamientos de ese territorio de incluir el euskera como una exigencia en las contrataciones públicas. Es "una actitud deplorable e incomprensible en el contexto político actual”, ha asegurado Bilbao.

Kontseilua “entiende” la decisión tomada por la Diputación guipuzcoana y los ayuntamientos de pedir requisitos lingüísticos en las contrataciones. “Los euskaldunes hemos reivindicado en numerosas ocasiones nuestro deseo de vivir en euskera y hemos pedido a las instituciones que actúen con responsabilidad, es decir, aplicando políticas lingüísticas adecuadas”.

Bilbao ha declarado que Urquijo ha ido “poco a poco” avanzando en la “injerencia externa”. “En un principio, lo que parecía que podía estar relacionado con un tema de defecto de forma, ha ido in crescendo convirtiéndose en una injerencia clara”.

Además, el secretario general ha recordado que el documento Declaración de mínimos imprescindibles para el Euskara, aprobado por la asamblea de Kontseilua en 2012, propone los mínimos suficientes para tener el derecho a una política lingüística sin injerencia externa. “La comunidad tiene derecho a definir y desarrollar su política para normalizar la lengua sin injerencia externa alguna”.

Por otro lado, Bilbao ha hecho un llamamiento a la ciudadanía vasca para que participe en las convocatorias que se organizarán próximamente. El siguiente paso de Kontseilua será reunirse con los ayuntamientos y las instituciones pertinentes para luego notificar qué tipo de respuesta ofrecerán al Gobierno central.

Mientras, Urquijo ha dado un paso más en su campaña contra aquellas decisiones de Bildu que considera anticonstitucionales. El representante del Ejecutivo central ha exigido a Udalbiltza, la asociación de cargos públicos de la izquierda abertzale, el “cese inmediato de la campaña del DNI vasco”.

Los responsables de esta organización anunciaron el pasado miércoles el impulso de los “símbolos vascos” a través, entre otras cosas, de los preparativos para la “tramitación” de un documento que acredite la ciudadanía vasca.

Urquijo ha remitido un requerimiento a la presidenta de Udalbiltza, Maite Aizpurua, también alcaldesa de Usurbil, en el que le advierte de que la creación de un documento de esas características “no se ajusta a derecho”. El delegado del Gobierno añade que si la asociación no abandona la campaña impugnará la iniciativa, lo que puede derivar en “responsabilidades penales”. De hecho, ya ha enviado sendos escritos al fiscal jefe de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo y al fiscal superior del País Vasco para que si Udalbiltza no atiende a sus solicitudes, “adopten las medidas oportunas para depurar las responsabilidades administrativas y penales que puedan derivarse de este nuevo episodio de desafío independentista”.