Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP se muestra dispuesto a “enriquecer” el proyecto de ley de Transparencia

El consejero de la Presidencia dice que la norma provocará un "cambio cultural intenso"

El Partido Popular “está dispuesto a enriquecer” el proyecto de ley de Transparencia elaborado por el Gobierno de coalición de PSOE e Izquierda Unida, aunque pide que, mientras la norma entre en vigor, el Ejecutivo levante “el yugo del oscurantismo” que, según los populares, pesa sobre sus diputados para ejercer la labor de oposición.

Los tres grupos de la Cámara (PP, PSOE e IU) mostraron este jueves su voluntad de consensuar al máximo este proyecto de ley que la próxima semana superará el debate de totalidad y al que el PP no ha presentado una enmienda de devolución. Se trata de la primera ley contenida en el pacto de coalición que entra en la Cámara.

El portavoz del PP en la comisión de Presidencia, Daniel Castilla, reafirmó la intención de su grupo de mejorar el texto del Gobierno, pero recordó que hay decenas de preguntas y de solicitudes de información planteadas por el PP sin responder por parte de las diferentes consejerías, que “no se aprueban comisiones de investigación” y que “hay un yugo de oscurantismo de la Administración andaluza”. Castilla reclamó que “mientras la ley llega” —la entrada en vigor se producirá un año después de su publicación en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía— “se permita a los representantes de los ciudadanos” el acceso a la información pública.

El buen tono dominó la mayoría de las intervenciones de los portavoces, especialmente, la del consejero de la Presidencia, Manuel Jiménez Barrios, quien pidió a los grupos “sinceridad” a la hora de presentar enmiendas. Según él, la ley va a producir “un cambio cultural muy intenso y profundo” sobre regeneración democrática en la comunidad. El consejero tendió la mano para alcanzar un acuerdo a tres bandas mediante un “diálogo constructivo” y “sin condiciones”.

El portavoz de Izquierda Unida, José Antonio Castro, afirmó que el uso de la corrupción “para erosionar al contrario” aleja a los ciudadanos de la política y defendió la “creación de espacios” donde los partidos se puedan lanzar reproches —“donde nos demos los palos”, precisó—, aunque sin perder las formas. Pero dicho esto, Castro aprovechó para hablar de las ramificaciones de la trama Gürtel, el caso de corrupción que afecta al PP, en Andalucía.

La socialista Rosa Torres —que ejerció de presidenta y de portavoz de la comisión— proclamó que el proyecto de ley pretende espantar la opinión de los ciudadanos, recogida en las encuestas, de que los políticos son uno de los principales problemas del país y también dirigió reproches al Gobierno central del PP por haber “multiplicado el número de problemas por el recorte de derechos y libertades”. Torres instó a todos los cargos del PP a hacer públicas sus declaraciones de renta.