Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Consumo obliga a CatalunyaCaixa a devolver 195 millones por las preferentes

La Generalitat lamenta que la agencia catalana no pueda actuar en el caso de Caixa Laietana

Las preferentes de CatalunyaCaixa se convirtieron el año pasado en la principal carga de trabajo para la Agencia Catalana del Consumo (ACC). El ente público obligó a la entidad financiera controlada por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) a devolver en año y medio 195,6 millones de euros por la comercialiación de ese tipo de productos financieros complejos a clientes sin los conocimientos necesarios para entenderlos. Ese importe es consecuencia de los 11.415 laudos que la ACC dictó entre julio de 2012 y finales de 2013 y forman parte de unas cifras que seguirán creciendo este año, ya que la agencia prevé tener que resolver hasta 45.000 expedientes. Hasta el momento, ningún laudo ha sido favorable a la entidad financiera.

Solo en 2012 la polémica venta de participaciones preferentes y deuda subordinada originó 10.029 consultas por parte de clientes y 28.756 reclamaciones. El secretario de Empresa de la Generalitat, Pere Torres, destacó ayer el “impresionante” trabajo llevado a cabo por el organismo de defensa de los consumidores y lamentó la negativa de Bankia y del Gobierno central a que la agencia pudiera arbitrar en el caso de los clientes de la entidad con sede en Madrid, que integró a Caixa Laietana.

Los litigios vinculados con CatalunyaCaixa están detrás del espectacular crecimiento de las reclamaciones presentadas el pasado año ante la agencia, 44.298, un 142% más. Ese crecimiento ha obligado a multiplicar por diez el número de personas contratadas por la ACC para que emitieran laudos, que han pasado de diez a cien.

Las reclamaciones vinculadas a servicios financieros alcanzaron las 26.443, frente a las 3.658 de 2012. Los servicios de telecomunicaciones e internet coparon 8.250 reclamaciones (4.850 en 2012), mientras que el transporte suscitó menos quejas de los consumidores (de 5.465 a 2.550), por el efecto que tuvo en 2012 el cierre de la aerolínea Spanair. Los servicios de electricidad, gas y agua vieron también como sus reclamaciones casi se duplicaban y pasaban de 1.257 a 2.471. El director de la ACC, Alfons Conesa, advirtió ayer que ese número todavía aumentará más por la reforma eléctrica y la modificación del sistema de facturación. Tras CatalunyaCaixa, las empresas más demandadas fueron Orange, Vodafone, Telefónica, Endesa, Vueling y Jazztel.