Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La industria eólica europea arremete contra la política energética del Gobierno

El consejero delegado de la patronal europea dice que España plantea "el peor ejemplo"

Tanto la Asociación Española Eólica (AEE) como la Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA) han cargado en los últimos meses contra la nueva política energética impulsada por el Gobierno español y el recorte que pretende con las primas a las energías renovables. Hoy se han solidarizado con ambas el resto de patronales europeas. Desde The European Wind Energy Association (EWEA) a las organizaciones alemana, francesa y británica. "Es difícil entender cómo España puede poner en peligro su industria eólica", ha señalado Thomas Becker, consejero delegado de EWEA, quien ha remarcado que la modificación se basa en criterios "ideológicos" y no "racionales".

El ejecutivo ha señalado que el planteamiento español "es el peor ejemplo para otros países", argumento que han utilizado otros dirigentes patronales para cargar contra la reforma energética española. "En Reino Unido estamos perturbados por las cosas que están sucediendo en España", ha asegurado Maria McCaffery, consejera delegada de la británica Renewable UK, quien ha puesto el acento en el parón que puedan sufrir las inversiones. Sonia Lioret, de la Asociación Eólica de Francia, ha dicho que "si Europa no hace nada nos quedaremos atrás", tras apuntar que "si un país fracasa, afectará al resto de países en lo que respecta a empleo y rentabilidad".

El presidente de la AEE, José López-Tafall, ha denunciado que las empresas eólicas perderán un 50% de los ingresos por primas

El consenso en referencia al liderazgo que jugó España en el desarrollo de energías renovables y las consecuencias que puede tener la nueva normativa española ha sido total en una rueda de prensa del EWEA 2014, el congreso sobre energías renovables que se celebra esta semana en L'Hospitalet de Llobregat. El presidente de la AEE, José López-Tafall, ha denunciado que las empresas eólicas perderán un 50% de los ingresos por primas, por lo que ha asegurado que  muchos proyectos serán inviables y tendrán serios problemas de liquidez.

López-Tafall ha ido más allá cuando ha denunciado que el nuevo sistema "es un experimento, no tiene parangón en todo el mundo y se va a aplicar sin diálogo ni consenso en el sector". Además, ha criticado que el Gobierno plantee penalizar un modelo de energías renovables que será premiado en Europa, después incluso de que la energía eólica se haya convertido en algunos meses en la primera fuente energética.

El presidente de la APPA, José Miguel Villarig, explicó que la industria eólica vive con "zozobra, incertidumbre e impotencia" todo el proceso de reforma energética, unas sensaciones que están derivando en "impotencia e indignación" ante la cercana aprobación de la nueva normativa. "Nos consideramos realmente engañados y desprotegidos", ha asegurado Villarig, que ha indicado que sus asociados impulsaron años atrás sus proyectos eólicos "con unos parámetros" que ahora el Gobierno se dispone a modificar completamente.

Fe de errores

u