Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La alcaldesa de Bormujos declara que el bolso fue “un regalo amoroso”

Hermoso niega ante el juez haber recibido dádivas a cambio de su voto

Ana Hermoso, en su coche tras declarar en los juzgados de Sevilla. Ampliar foto
Ana Hermoso, en su coche tras declarar en los juzgados de Sevilla.

La alcaldesa de Bormujos, Ana Hermoso (PP), ha admitido este viernes ante el juez que un empresario imputado en la trama Gürtel le regaló un bolso de Loewe, pero negó que el obsequio fuera por votar a favor de la moción de censura que en enero de 2005 desbancó al PSOE de la alcaldía de esta localidad sevillana. Según la regidora, en aquel tiempo mantenía una relación sentimental “esporádica” con Jesús Calvo Soria, el empresario que le entregó el bolso, por lo que Hermoso asegura que fue un “regalo amoroso” y no una dádiva a cambio de su apoyo a la operación política. Ella, según dijo, ya tenía decidido secundar el cambio de alcalde para quitar del cargo al socialista José Antonio Iglesias y dárselo al independiente Baldomero Gaviño.

La alcaldesa compareció como imputada en el Juzgado de Instrucción 2, que ha reabierto la investigación por la supuesta compra de votos en el Ayuntamiento de Bormujos. Hermoso llegó escoltada por la Guardia Civil y con el visto bueno del juez decano para acceder al edificio por una puerta lateral, distinta a la que usan habitualmente los imputados y testigos citados a declarar. El juez Carlos Mahón ordenó grabar el testimonio e inició la comparecencia reproduciendo la grabación en la que Hermoso admite haber recibido un bolso de Loewe por votar a favor de la moción de censura. Cuando el magistrado le preguntó si ratificaba esa confesión, la regidora dijo que no y sostuvo que aquella afirmación la hizo “arrastrada” por el empresario Eusebio Gaviño, autor de la grabación y que estuvo imputado en la investigación de la moción de Bormujos antes de que el juez la archivara en 2006 por falta de pruebas. Ahora que se ha reabierto, el delito de Gaviño ya ha prescrito y el pasado miércoles volvió a comparecer en los Juzgados, pero solo como testigo.

La grabación se produjo durante una conversación entre Eusebio Gaviño, Ana Hermoso y Diego Gaviño, primo lejano del empresario y hombre de confianza de la alcaldesa. La presencia de éste fue la que, según aseguró ayer la regidora, le llevó a no mencionar en la conversación que el bolso fue un regalo de amor de Calvo Soria. Le dio cierto pudor, le explicó al juez, revelar ante su asesor aquella relación sentimental y se dejó arrastrar por las afirmaciones que iba haciendo Gaviño, que vinculó el regalo al voto de la alcaldesa.

La moción de censura fue promovida por el partido de Baldomero Gaviño (PDB) con los votos de Hermoso (entonces única edil del PP) y José Sánchez, un concejal tránsfuga de otro grupo independiente (AIB-La Paloma) que gobernaba con el PSOE. La alcaldesa aseguró no tener constancia de que Gaviño o el edil tránsfuga recibieran dinero o regalos para promover la operación política. Sí que admitió que en aquella moción medió un grupo de personas de Madrid, entre ellas Calvo Soria, al que el juez Pablo Ruz considera testaferro del cabecilla de la red Gürtel, Francisco Correa. Pero, según Hermoso, a ella le dijeron que estas personas solo iban asesorarles formalmente sobre cómo plantear y sacar adelante la moción de censura.

Ese fue también, según la alcaldesa, el motivo del viaje a Madrid que hicieron ella, Eusebio Gaviño y la mujer de este unos días antes de forzar el cambio de alcalde. En este punto, Hermoso se contradijo con el empresario Eusebio Gaviño, que en su comparecencia aseguró que viajó a Madrid para “escapar” de Bormujos, donde el ambiente esos días era muy “tenso”, y la actual alcaldesa lo hizo para reunirse con Calvo Soria, con el que mantenía una relación desde hacía meses.

El juez quiere constrastar los testimonios de Gaviño y de Hermoso con los de otros de los implicados por las grabaciones. Según fuentes del caso, el magistrado tiene previsto citar como testigos a Calvo Soria, al asesor de la regidora Diego Gaviño y al ex alcalde de Camas Agustín Pavón, al que Eusebio Gaviño aseguró haber entregado la grabación poco después de obtenerla.