Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las orujeras se rebelan con cierres parciales contra el recorte de las primas

Las 17 plantas andaluzas de cogeneración temen por su futuro tras el decreto del Gobierno

El sector del aceite de orujo se encuentra abocado a una reconversión brutal si entra en vigor la nueva Orden del Gobierno que ahonda en el recorte de las primas para energías renovables. Las 17 plantas andaluzas (todas las del país) dedicadas a la cogeneración de energía eléctrica y producción de biomasa del olivar van a iniciar este jueves cierres patronales parciales para alertar de que la nueva normativa recortará su rentabilidad en torno al 45%, lo que hará que muchas industrias se vean obligadas a cerrar. En total, la patronal estima la pérdida de 1.500 empleos directos y 7.500 indirectos.

“El Ministerio de Industria da en la línea de flotación al sector orujero, nos mete en la UCI y, además, sin oxígeno”, ha denunciado José Luis Maestro, presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Aceite de Orujo de Oliva (ANEO). La patronal de las orujeras ha recibido este miércoles en Jaén el apoyo de todo el sector oleícola, desde la Interprofesional del Aceite de Oliva a productores, envasadores, industriales y cooperativas. Todos ellos reclaman al ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, que medie en el Gobierno para garantizar la supervivencia de un sector que consideran un eslabón básico en la cadena productiva del olivar.

Con los cierres patronales las orujeras quieren también llamar la atención sobre el grave problema medioambiental que acarrearía su desaparición. Hay que tener en cuenta que estas industrias procesan el 80% de los residuos que se extraen de la aceituna. Si las almazaras se encuentran ahora cerradas las orujeras se verán obligadas a eliminar el alperujo en cauces públicos. “El daño al sector olivarero será gravísimo, aunque el impacto será menor porque ya estamos casi al final de la campaña de recolección de la aceituna”, ha señalado Enrique Delgado, secretario general de Infaoliva.

Las dos principales actividades de las orujeras son, por una parte, la producción de aceite de orujo de oliva y, por otra, la generación de biomasa a través del hueso de aceituna y el orujillo. La biomasa es una fuente de producción de energía eléctrica y el orujillo es el combustible principal en las extractoras no cogeneradoras. En la actualidad más del 50 % del orujo de oliva de España se procesa en extractoras con cogeneración o generación a partir de biomasa del olivar.

Sin embargo, con la aplicación de la Orden Ministerial, que complementa el Real Decreto Ley 9/2013,las retribuciones a las empresas de cogeneración (con la reducción del precio del megavatio) se recortarán hasta en un 34% y en un 55% las de biomasa. “Industria sólo quiere eliminar el déficit tarifario aunque ello implique, paradójicamente, cargarse las políticas de otros ministerios, incluidas las suyas, claro”, denunció José Luis Maestro.

Los orujeros piden un periodo transitorio para la aplicación de las nuevas primas hasta el 1 de octubre de 2014, el aumento del número de horas de funcionamiento (un mínimo de 8.000 por temporada) para procesar el orujo graso húmedo y considerar la singularidad de estas empresas de generación a partir de cultivos o residuos agrícolas forestales.

Desde la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB) se estima que el impacto de la normativa del Gobierno será de 215 millones de pérdidas anuales en las empresas de cogeneración y de otros 200 millones en las plantas de tratamiento de residuos del olivar y de purines. “Si quiere el ministro José Manuel Soria le llevamos varios camiones de orujo a la puerta del Ministerio para que sepa de qué va esto”, advirtió el secretario provincial de Asaja en Jaén, Luis Carlos Valero.