Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Burgueño renuncia como asesor de Sanidad

El exdirector general de hospitales alega “motivos personales”

Antonio Burgueño, exdirector general de Hospitales de la Comunidad. Ampliar foto
Antonio Burgueño, exdirector general de Hospitales de la Comunidad.

El exdirector general de hospitales de la Comunidad, Antonio Burgueño, de 71 años, renunció ayer “por motivos personales” a su cargo como asesor del consejero de Sanidad, Francisco Javier Rodríguez. La decisión se produjo después de que EL PAÍS publicara que el Gobierno regional le hubiera encontrado acomodo entre el personal de confianza del sustituto de Javier Fernández-Lasquetty.

El Ejecutivo de Ignacio González (PP) destituyó el pasado 13 de febrero a Burgueño como director general de hospitales y a Patricia Flores como viceconsejera de Sanidad. Antes había dimitido Lasquetty. El cese se entendió como un gesto conciliador del Gobierno regional con los profesionales del sector sanitario. Burgueño, ideólogo del modelo Alzira y por extensión del proyecto de privatización de la gestión de seis hospitales de la red pública madrileña, se había convertido en un símbolo de la propuesta, que la Comunidad aparcó el pasado enero sin renunciar a recuperarla en un futuro, al menos —en caso de seguir gobernando— hasta pasadas las elecciones de 2015.

Por la mañana, antes de que trascendiera el paso atrás de Burgueño, el consejero de Sanidad realizó una encendida defensa suya. “No le vamos a echar del país ni de la Comunidad”, afirmó Rodríguez, que destacó la “experiencia” de Burgueño, al que Juan José Güemes nombró en junio de 2008 director general de hospitales, puesto que ocupó cinco años y medio. “Tiene derecho a trabajar como el resto de los españoles, era director general y ha dejado de serlo, pero eso no quiere decir que haya que negarle, que no pueda comer y no pueda vivir”, proclamó Rodríguez. De acuerdo con diversas estimaciones, Burgueño cobraría unos 3.000 euros netos como asesor, frente a los 5.000 como director general.

En la etapa de Burgueño como director, la Comunidad adjudicó a Ribera Salud el hospital de Torrejón —Sanitas compró la mitad— y a Capio el de Móstoles. Y el de Collado Villalba, que estaba previsto abrir en 2011 y cuesta 900.000 euros por cada mes que permanece cerrado. La Comunidad debe pagar el canon a Capio, la concesionaria por 30 años.

Mariano Alcaraz, cuyo último cargo fue el de director médico del Puerta de Hierro, fue el elegido para relevar como director general de hospitales a Burgueño. A Flores la sustituyó Javier Maldonado, gerente del Ramón y Cajal y antes director médico en La Paz.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información