Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anticorrupción pide cárcel para Pacheco por regalar obras

El fiscal acusa al exedil de financiar con dinero público una reforma de la hermandad del Rocío

Pedro Pacheco espera en los juzgados de Cádiz, el pasado abril. Ampliar foto
Pedro Pacheco espera en los juzgados de Cádiz, el pasado abril.

Los casos sobre el exalcalde de Jerez Pedro Pacheco siguen su curso. Ya ha sido condenado a cuatro años y medio de prisión por la contratación ilegal de dos compañeros de partido en sociedades municipales y se enfrenta a una petición de pena de siete años de prisión por la venta de 4.000 metros cuadrados de la antigua estación de autobuses de Jerez. También está imputado por la expropiación de huertos particulares en beneficio de una constructora y ahora la Fiscalía Anticorrupción le pide seis años de prisión por, supuestamente, regalar a la hermandad de El Rocío de Jerez unas obras que cargó al erario público con facturas de obras menores en barriadas.

La Fiscalía Anticorrupción acusa a Pacheco de delitos de prevaricación, falsedad en documento oficial y mercantil y fraude a la administración, todos ellos en concurso una supuesta malversación en grado de tentativa.

Además de la pena de cárcel, la Fiscalía pide que Pacheco pague una multa de 24 meses con una cuota diaria de ocho euros y que se le imponga inhabilitación especial por un periodo de seis años para desempeñar cualquier cargo de naturaleza electiva y ámbito local que implique una participación en un gobierno municipal.

Hechos

Los hechos por los que le acusa el fiscal sucedieron cuando el ex líder andalucista era teniente de alcalde y delegado de Urbanismo en Jerez. El fiscal relata que, a comienzos del 2006, el hermano mayor de la Hermandad del Rocío en Jerez de la Frontera, Francisco Gómez Rodríguez (para el que también pide una condena de un año y seis meses de prisión), pidió por carta al Ayuntamiento de Jerez ayuda para unas obras de mejora de la casa de la agrupación religiosa en Almonte (Huelva) con motivo de su 75º aniversario.

Según la fiscalía, Pedro Pacheco, “con el ánimo de beneficiar de manera arbitraria a costa del erario público” a la Hermandad y por “su única voluntad y capricho”, “ideó, preparó y llevó a efecto” el regalo de la reforma a la Hermandad. La obra finalizó en mayo de 2007 y alcanzó un coste de 123.627,55 euros.

El plan consistía en que las obras fueran cargadas con facturas falsas como si se hubieran hecho en barriadas de Jerez obras menores, de tal forma que así podían ser adjudicadas directamente.

El fiscal recuerda que la propuesta en un principio obtuvo la oposición del entonces gerente de la Gerencia Municipal de Urbanismo, Luis Cruz de Sola, para el que pide 5 años y 10 meses de prisión, la misma que solicita para José Aguera, que el sustituyó en el cargo. Y eso a pesar de que ambos actuaban "siempre bajo las órdenes" de Pedro Pacheco.

Así explica que en una reunión Luis Cruz llegó a manifestar que "no iba a consentir" que Pacheco fuese a la cárcel "por hacer un regalo a la Hermandad del Rocío", a lo que el ex líder andalucista señaló que la obra se financiaría con dinero público y "ya concretarían más adelante la manera de pagarla con obras menores ficticias".

Otras peticiones

Junto a Pacheco, el ex hermano mayor de la Hermandad y los dos gerentes, el fiscal pide también condenas para otras siete personas, entre ellas el arquitecto municipal José Manuel Muñoz Alcántara, para el que solicita dos años de prisión.

Pide algo más de cinco años para el entonces concejal Antonio Sánchez Román, y Jesús Bellido Pérez y Ramón Rosa García, directores de los Planes Norte y Sur que visaron las facturas falsas por obras que no habían sido hechas.

Para José Grimaldi, el empresario constructor que hizo la obra de la casa de la hermandad, pide tres años de cárcel, en un escrito en el que señala que ha participado "de manera esencial" para el esclarecimiento de los hechos aunque no ha reconocido que llegó a presentar facturas al Ayuntamiento por 446.097 euros, casi cuatro veces más de lo que costó la obra.

Las facturas de las obras no llegaron a ser pagadas porque, tras las elecciones de 2007, hubo cambios en el gobierno municipal, tras lo que las irregularidades fueron descubiertas.