Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Cortos de vista

Los pontífices de los recortes son los que más se equivocan en las predicciones económicas

La escuela de negocios Esade evalúa desde hace tiempo las predicciones sobre la situación económica general y sobre el paro de diversas instituciones y a partir de ellas presenta una “diana” en la que se puede comprobar quién se aleja más o menos de la realidad.

Hace poco se publicó la de 2013 que una vez más muestra que las instituciones que más se equivocan son, precisamente, las que suelen presentarse como dueñas de la verdad y como las que saben mejor que nadie lo que conviene hacer con la economía.

Así, quien menos acertó sobre la evolución del PIB español en 2013 fue el Gobierno de Mariano Rajoy, después el Banco de España y en tercer lugar la Unión Europea.

Es bien significativo. El Gobierno central y la Unión Europea son quienes insisten en que es inexcusable aplicar las políticas que llevan a cabo porque son las únicas adecuadas para generar crecimiento de la actividad pero resulta que sus estimaciones sobre lo que va a crecer o no la actividad económica son completamente erradas y que se equivocan más que nadie a la hora de percibir lo que ocurre en la realidad.

La diana del paro también muestra lo mismo. El Gobierno vuelve a encabezar el desacierto, aunque en este caso le siguen la OCDE y el Banco de España.

La OCDE es el organismo que continuamente nos está diciendo qué debemos hacer con el mercado de trabajo pero resulta que se equivoca casi más que ninguno a la hora de estimar qué evolución tendrá el paro, lo que significa que sabe casi menos que nadie sobre los factores que realmente lo producen y sobre los que pueden disminuirlo.

Y caso especial es el del Banco de España. Allí están los economistas que a sí mismos se consideran los mejores y más preparados, los que cuentan con mayores privilegios, con sueldos de lujo y prebendas de todo tipo, desde créditos de regalo hasta casas de vacaciones o pensiones varias veces superiores a las de la gente corriente que siempre dicen que hay que recortar. Tienen plena autonomía para que nadie pueda interferir en su trabajo y cuentan con toda la información que necesiten y con todo tipo de recursos. Pero resulta que aparecen casi siempre entre los dos o tres que más se equivocan a la hora de hacer predicciones.

¡Qué casualidad! Los pontífices de los recortes, los que permanentemente están exigiendo reducción de salarios y pensiones, disminución de los gastos sociales y desaparición de los servicios públicos argumentando que conocen perfectamente lo que pasa en la economía y que eso es lo mejor para que funcione bien, resulta que son los que más se equivocan, los que nunca aciertan en sus previsiones, los que manifiestan desconocer como nadie lo que pasa de verdad en la realidad económica.

Se trata de un fenómeno que pone de manifiesto no solo la Diana Esade. Para comprobar en qué gran medida se equivocan basta ver a toro pasado lo que dijeron esas instituciones y sus directivos antes de la crisis, cuando negaban todo lo que luego iba a suceder; o repasar los estudios de los economistas que defienden en España la insostenibilidad del sistema público de pensiones: ni uno solo ha acertado en alguna ocasión en sus predicciones catastrofistas, tal y como es fácil verificar a posteriori.

No hay una prueba más evidente de que las propuestas de estos organismos, presentadas siempre como verdades científicas de técnicos de alta cualificación y sin contaminación política son, en realidad, el resultado de una ceguera profunda. Una ceguera provocada por sus convicciones ideológicas y por su servidumbre hacia intereses muy poderosos que los mantienen a su servicio no por lo que saben sino precisamente porque no les importa protagonizar esta farsa. A cambio, eso sí, de honores, altos sueldos y regalías de todo tipo. El gran economista John K. Galbraith definió todo esto como un fraude intelectual, que tendríamos que combatir con mucha mayor firmeza porque hace un daño terrible a los más débiles.

 @juantorreslopez