Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ELA se reunió con Cebek y el Gobierno vasco sin ningún acercamiento

Muñoz afirma que "la única hoja de ruta de la patronal es la caída salarial"

El secretario general de ELA, Adolfo Muñoz, junto a Joseba Villarreal en su comparecencia en Bilbao.
El secretario general de ELA, Adolfo Muñoz, junto a Joseba Villarreal en su comparecencia en Bilbao.

Una delegación del sindicato ELA se reunió con el Gobierno vasco el día 21 de enero y con la patronal vizcaína Cebek el pasado viernes día 14, sin que se alcanzara ningún acercamiento, porque, según ha dicho hoy ELA, el objetivo común de gobierno y patronal es la rebaja salarial.

Las citas han sido desveladas hoy por el secretario general de ELA, Adolfo Muñoz, quien ha presentado un documento debatido por el comité nacional del sindicato en el que se reafirma en su estrategia: en la "oposición radical a dar cobertura a la patronal y a los gobiernos en la aplicación de la política más brutal que hemos visto en décadas". En una rueda de prensa en Bilbao, Muñoz ha desvelado estos dos últimos encuentros para contestar al mensaje que trasladan el Gobierno vasco y Confebask de que "con ELA no se puede hablar".

La última cita fue el pasado viernes, a propuesta de Cebek, tras el nombramiento del nuevo presidente de la patronal vizcaína Iñaki Garcinuño. Una reunión "cordial, en la que hablamos tranquilamente", ha descrito Muñoz, y en la que Cebek se llevó las reflexiones que ELA ha expuesto hoy. "Porque en ELA decimos lo mismo dentro que fuera", ha puntualizado.

Por ello, Muñoz ha insistido en que "con ELA se puede hablar" y ha revelado también que la televisión vasca ETB quería montar un debate con Confebask y ELA al que el sindicato estaba dispuesto, pero la patronal vasca se ha negado.

Otra cosa son los resultados de los encuentros, porque "la patronal puede tener distintas formas de expresarse, pero el objetivo es el mismo: usar la negociación colectiva como instrumento de ajuste, no de distribución de riqueza". "La única hoja de ruta de la patronal es la caída salarial, y ahí no podemos estar de acuerdo", ha resumido Muñoz.

Muñoz insiste en que las mesas de diálogo social son "inútiles"

En realidad, ha opinado Muñoz, a Confebask no le interesa negociar, porque confía en la ley (en la reforma laboral) y en los tribunales españoles que la validen. Por eso, ELA ha opinado que lo que Confebask quiere es hacer lo mismo que la CEOE ha hecho en España con CC OO y UGT:  "Desactivar el movimiento sindical con acuerdos carentes de contenido mientras obtiene todo de la ley y logra tirar los salarios en las empresas".

Muñoz ha insistido en que las mesas de diálogo social son "inútiles", ya que cumplen dos condiciones que ELA rechaza: ayudar a financiar a sindicatos y patronal y dar apoyo a la patronal y los gobiernos en las políticas que aplican. Porque patronal y gobierno, también en Euskadi, ha insistido ELA, defienden lo mismo: la caída salarial.

Para ELA, la defensa de la bajada salarial por parte del Gobierno de Iñigo Urkullu se refleja en su decisión de destruir la negociación colectiva en el sector público, y de manera indirecta, en los ámbitos concertados y subcontratados. "No es creíble que quien ha destrozado la negociación colectiva en sus ámbitos de responsabilidad pretenda aparecer de mediador en el sector privado", ha criticado.

Ante un panorama en el que "no hay nada que hacer mientras la ley y los gobiernos le den a la patronal todo lo que quiere", ELA apuesta por su camino de insistir en la afiliación como garantía de la autonomía sindical. "Nos parece un despropósito que desde otros sindicatos se acuse a ELA de preocuparse por la afiliación", ha comentado Muñoz.

Muñoz ha respondido al secretario general de CC OO Euskadi, Unai Sordo, quien ha afirmado hoy que la estrategia de ELA en la negociación colectiva consiste en intentar que haya menos derechos de aplicación general para buscar una "rentabilidad" en el número de afiliados.

ELA ha respondido que "sin autonomía, sin afiliación, el sindicalismo está condenado a llamar diálogo social a la política más antisocial que hayamos sufrido, y eso es lo que les sucede a CC OO y UGT, organizaciones que se financian con dinero público".