Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Duran descarta retirarse de la política pese a los desacuerdos con Convergència

El líder de Unió aclara en una carta a la militancia que piensa seguir en activo

Unió limitará el mandato de su cúpula sin que su dirigente se vea afectado

Josep Antoni Duran Lleida, el dirigente político catalán con más años en primera línea a sus espaldas, no tiene intención alguna de retirarse. El líder de Unió, que ha dirigido el partido con mano de hierro y casi sin interrupción desde 1982, afronta el congreso extraordinario del partido que se celebrará la próxima semana, sin intención de apartarse. Duran confirmó este viernes lo que hace días ya había insinuado: "Hay quien cree que en el congreso haré algún tipo de anuncio sobre mi futuro compromiso en la vida política. Lejos de esto, simplemente pienso apoyar el texto que consensúen los ponentes. Y nada más", dijo mediante una carta a la militancia.

Las insistentes voces dentro de la federación CiU que apuntaban a una retirada inminente del líder de Unió hace apenas unos meses están ahora calladas. Los graves desacuerdos que existían y siguen existiendo entre Unió y Convergència sobre el proceso soberanista siguen ahí, pero se han hecho más llevaderos desde que en diciembre Mas y Duran pactaran, junto al resto de partidos soberanistas, el contenido de la pregunta para el eventual referéndum soberanista del 9 de noviembre. Aquel pacto ha dado margen de maniobra a Duran, afirman sus colaboradores. Además, el hecho de que no esté en absoluto claro que se pueda celebrar la consulta hace prever que el líder de CiU en el Congreso volverá a reservarse un papel destacado a medio plazo.

El congreso que Unió celebrará en Sitges el próximo sábado será, salvo imprevistos, el más tranquilo en muchos años. Se convocó para reformar unos estatutos que datan de la década de 1980 y que se han quedado "viejos", según explica el vicesecretario general de Unió, Antoni Font.

Las demandas de transparencia por parte de las bases, especialmente tras los casos de corrupción que han afectado el partido los últimos años, han motivado los cambios de los Estatutos. A partir de ahora, por ejemplo, el partido encargará cada año una auditoría externa de sus cuentas. La ponencia que ha elaborado la dirección destaca cambios en el sentido de dar mayor transparencia, calidad democrática y fomentar la participación de las bases, así como establecer limitaciones de mandatos. Sin embargo, ninguno de los cambios que se introducirán amenaza la continuidad del líder, que es presidente del Comité de Gobierno desde 1987 después de haberlo sido ya entre 1982 y 1984.

La limitación de mandatos que se establece afectará a todos los cargos del partido, pero es suficientemente laxa como para no forzar a nadie a retirarse mientras tenga el apoyo de la dirección, y Duran, a día de hoy, la tiene. Concretamente, según la ponencia que se someterá a votación en el congreso, los cargos podrán mantenerse en su puesto un máximo de tres mandatos. En caso de querer continuar más tiempo necesitarán el apoyo de tres quintas partes de la asamblea que les escogió.

Se establece que las candidaturas para liderar el partido deberán contener un 25% de personas que no lleven más de dos mandatos consecutivos en la dirección. Ninguno de estos requisitos impedirá que Duran, si así lo desea, pueda mantenerse en el cargo.

Font asegura que la limitación de mandatos se ha abordado de forma “rigurosa” para fomentar la renovación pero también para “preservar los liderazgos”. Destaca este dirigente que para un partido es importante dar tiempo a sus dirigentes y líderes electorales para “consolidarse” y que limitar los cargos a tres mandatos podría obligar a retirarse a dirigentes que aún pueden aportar.

El otro elemento que dará tranquilidad a Duran y a su equipo en el Congreso de Sitges del próximo sábado será que los sectores críticos del partido, otrora muy activos, están casi fuera de juego. El alcalde de Vic, Josep Maria Vila d’Abadal, que le disputó el liderazgo en el anterior Congreso, ha dejado el partido porque éste no ha basculado claramente hacia el independentismo. También se han dado de baja muchos de los dirigentes de la corriente crítica El Matí. Con todo, se mantienen en la formación dirigentes que siguen apostando por el soberanismo, como el secretario general de Universidades de la Generalitat, Antoni Castellà, o la exdiputada Assumpció Laïlla. En total la ponencia marco ha recibido 755 enmiendas. Sin embargo, según Font, éstas no motivarán cambios destacados en el texto.

Más información