Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aprobar Lengua y Matemáticas, preceptivo para hacer Magisterio

La Comunidad requerirá a los aspirantes un cinco en el examen de Lengua

Estudia pedirlo también para la prueba de Selectividad de Matemáticas

La Comunidad quiere dar un giro a la formación de los maestros tanto en las pruebas de acceso a la facultad como en los años posteriores de carrera. Establecerá como requisito obligatorio una nota mínima de 5 en el examen de Selectividad en Lengua como en Matemáticas. Según estimaciones de la Consejería de Educación, uno de cada tres aspirantes a maestros accede a este grado sin haber aprobado al menos una de las dos asignaturas. En este curso fallaron en una de las dos materias, o en ambas, 277 de los 922 matriculados.

Madrid quiere aplicar ya en el próximo curso al menos la nueva nota de corte para el examen de Lengua. Y revisará la aplicación para Matemáticas, puesto que se trata de una asignatura de la que no se examinan todos los estudiantes de Selectividad. Con este anuncio, la Comunidad se suma a la iniciativa de Cataluña. La Generalitat pedirá un aprobado en Lengua Castellana y Catalán a sus alumnos de selectividad a partir del curso que viene.

“No es descartable que intercambiemos papeles e ideas” con Cataluña, ha señalado hoy la consejera de Educación, Lucía Figar, que se ha felicitado porque “al menos” dos comunidades autónomas afronten con nuevas medidas el viejo debate de la preparación de los docentes.

Figar se ha reunido hoy con el presidente de la Confederación de Rectores de las Universidades de Madrid (Cruma), José María Sanz, y con vicerrectores y decanos de Educación y Formación de Profesores de las cuatro universidades públicas madrileñas que ofrecen este grado —Complutense, Autónoma, Rey Juan Carlos y Alcalá de Henares—. Es el primer encuentro oficial para abordar el cambio con detenimiento que anunció el presidente Ignacio González en su discurso de investidura el pasado septiembre.

Madrid convocó las últimas oposiciones a maestro en noviembre de 2011. El 86% de los 489 aspirantes no superó la prueba de conocimientos, una de las partes de la convocatoria. La consejería modificó después tanto los criterios para aprobar las oposiciones como la elaboración de las listas de interinos. Ahora quiere cambiar la formación de los futuros docentes, un aspecto que aparece siempre como decisivo en los informes internacionales sobre educación.

Madrid quiere (y debe) contar con el visto bueno de las universidades, por su capacidad de decisión debido a la autonomía universitaria. Y también tendrá que conseguir el respaldo del Ministerio de Educación, responsable del grueso de los planes de estudios universitarios. El departamento que dirige el ministro José Ignacio Wert ya anunció que abordaría la formación de los docentes cuando terminara la aprobación de la nueva ley orgánica educativa, la Lomce, recién implantada.

Madrid creará, además, un examen específico común para acceder a las facultades de Educación. Este año se planteará como prueba piloto sin efecto en la nota final, pero en cursos posteriores será un requisito más, como ya ocurre en especialidades como Bellas Artes.

El recién nombrado presidente de los rectores madrileños y rector de la Autónoma, José María Sanz, comparte que “es necesario” mejorar la formación de los maestros con medidas “inmediatas” como la nota de corte o la prueba de acceso, y con otras con “mayor recorrido”, como la revisión de los planes de estudio de las facultades.

La propuesta inicial de Madrid pasa por reforzar las especialidades —como Música o Educación Física— y la formación de los docentes de Inglés, generalizando los estudios en los dos idiomas. También quieren revisar las dobles titulaciones universitarias.

“El refuerzo de las especialidades es una prioridad. En estos momentos, los futuros maestros adquieren esa formación a través de asignaturas optativas y dedicando solo medio año de la carrera, algo que nos parece insuficiente”, considera la decana de Educación de la Universidad Complutense, María José Fernández Díaz. “Lo más interesante es que no se trata de un cambio aislado. Podremos trabajar con un calendario de implantación amplio, con pruebas piloto y con más tiempo para redefinir los planes de estudio”, destacó su homóloga en la Autónoma, Rosalía Aranda.

La próxima reunión entre la consejería y las universidades para tratar este asunto será a finales de febrero.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram