Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El túnel de Cercanías anunciado para 2015 aún está en proyecto

La infraestructura iba a unir San Fernando con Príncipe Pío

Fomento lleva cuatro años realizando el estudio funcional del tramo

El 20 de mayo de 2009, el ministro de Fomento, José Blanco (PSOE) y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre (PP), firmaron un convenio entre el Gobierno central y el autonómico para ampliar la red de Cercanías antes de 2015. Destacaba la construcción de un eje transversal entre las estaciones de San Fernando y Príncipe Pio, un nuevo trazado que cortaría la ciudad de este a oeste mediante túneles. En enero de 2014, este eje ni siquiera se encuentra en el papel. Fomento está realizando, desde 2010, el estudio funcional del proyecto, la primera fase en la que se averigua su viabilidad.

Para el Plan Cercanías 2009-2015, estaba prevista la inversión de aproximadamente 5.000 millones de euros de Fomento y de otros 1.000 millones de la Comunidad para construir 115 kilómetros de líneas, reformar 55 estaciones, construir otras 25 y levantar cinco intercambiadores. Pero el único proyecto finalizado hasta ahora es el tramo entre terminal T-4 de Barajas y la estación de Chamartín, inaugurado en septiembre de 2011 tras una inversión de 218 millones. El resto se encuentra pendiente. Como la mayoría de los grandes proyectos, el plan quedó suspendido por la crisis.

El eje transversal Príncipe Pío-San Fernando era la principal novedad del plan. Hoy en día, los viajeros que salen de Alcalá de Henares y necesitan cruzar la capital tienen dos opciones al llegar a la estación de Atocha: seguir en el mismo tren hacia el norte, a Chamartín; o cambiar de coche y seguir hacia el oeste, a Príncipe Pio. La construcción del eje supondría, por lo tanto, la posibilidad de cruzar la capital de este a oeste, pasando por Avenida de América y Alonso Martínez. Los ciudadanos ahorrarían tiempo, y el tráfico en el eje norte-sur, entre Atocha y Chamartín, se descongestionaría.

El Ministerio de Fomento admite que, desde 2010, está realizando el estudio funcional del eje, en el que “se analizan las posibles alternativas y los posibles trazados, teniendo en cuenta impactos medioambientales y sociales a una escala muy general”, confirma. “Se trata de un trabajo complejo que afecta al sistema completo de transporte”, lo justifican.

Si finalmente llega a culminarse este paso, quedarían algunos más: el segundo es el estudio informativo, en el que “se concreta el trazado hasta el nivel necesario para poder hacer la información pública y la tramitación ambiental”, según Fomento. Después, comienza el trámite de información pública, en el que se abre el estudio informativo para recoger observaciones, además de tramitar ambientalmente la actuación hasta obtener la Declaración de Impacto Ambiental; luego se aprueba el estudio informativo, se divide el trazado y se redacta los proyectos de cada uno; se licita el eje y finalmente se construye.

Fomento argumenta que, en paralelo al estudio funcional, está redactando el estudio informativo del tramo entre San Fernando y el río Manzanares para “avanzar en la parte del eje que tiene menos alternativas”. Pero admite que no hay plazos.

“Dicen que están estudiando la viabilidad del eje para no admitir que lo han abandonado”, sostiene Rafael Simancas, portavoz socialista en la Comisión de Transportes del Congreso de los Diputados. “Su construcción redundaría en más empleo y más competitividad y ayudaría la economía madrileña”, finaliza.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información