Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prat usó una firma familiar para cobrar de una adjudicataria de Innova

El juez ha imputado por cohecho a el ex presidente del ICS y al dueño de Ambulancias Baix Ebre

Josep Prat tras declarar ante el juez por el caso de la Ambulancias Baix Ebre.
Josep Prat tras declarar ante el juez por el caso de la Ambulancias Baix Ebre.

Las investigaciones del caso Innova, el megaproceso que investiga las ilegalidades cometidas en el grupo municipal de empresas del Ayuntamiento de Reus, han descubierto pagos opacos desde la sociedad Ambulancias Baix Ebre, concesionaria del servicio por la sanidad pública en las Tierras del Ebro, a Josep Prat, ex presidente del Instituto Catalán de la Salud (ICS) y ex director de la propia Innova.

Según ha podido saber EL PAÍS, estos pagos ascienden al menos a 104.000 euros y corresponden a facturas abonadas entre los meses de abril de 2012 y diciembre de 2013 en concepto de un supuesto asesoramiento técnico. La sociedad utilizada por el ex director de Innova para recibir el dinero es Wanplais, una empresa familiar ajena al sector sanitario y dedicada a “actividades inmobiliarias, la prestación de servicios administrativos y contables y la explotación y el comercio de productos agrícolas”, según consta en el Registro Mercantil. Prat figura en las cuentas de la empresa como presidente de Wanplais y sus cuatro hijos han ocupado cargos en ella a lo largo de los últimos diez años.

El descubrimiento de estos pagos fue el que motivó la detención por parte de la Guardia Civil del presidente de Ambulancias Baix Ebre, Bernardo Coslado, quien también preside la patronal española de ambulancias, el pasado 9 de enero. Prat, también detenido por agentes del instituto armado el 27 de febrero de 2013 y en libertad con cargos por otras irregularidades derivadas del caso Innova, fue igualmente llamado a declarar ese mismo día ante el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Reus, Diego Álvarez de Juan.

“Es cierto que mi cliente tenía concertado un asesoramiento sobre temas sanitarios, más específicamente sobre el transporte sanitario. El mercado es libre y entiendo que si alguien quiere contratar un asesoría, puede hacerlo”, explica el abogado de Coslado, David Domènech.

Por estos pagos, que forman parte de la séptima de las piezas separadas en las que ha sido dividido hasta ahora el caso Innova, el juez ha imputado a Coslado por los delitos de cochecho, delito societario y tráfico de influencias, mientras que Prat lo está por cohecho, alteración de precios en concursos públicos, tráfico de influencias, falsedad documental y blanqueo de capitales, el mismo delito por lo que lo están sus cuatro hijos, informó el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

Con estas imputaciones, el caso Innova ha dado un salto cualitativo y es que las investigaciones apuntan por primera vez a que Prat podría habría utilizado su peso en la sanidad catalana para interceder en contratos públicos —lucrándose por ello— adjudicados por Sagessa, la filial sanitaria del holding municipal Innova, y financiados por el Departamento de Salud.

La investigación del Juzgado de Instrucción número 3 de Reus, la fiscalía y la Guardia Civil llevó, además de la detención de Coslado y el registro de sus propiedades, donde se incautaron de numerosa documentación. El empresario sanitario, cuyo negocio acapara la concesión del servicio de ambulancias en las cuatro comarcas de las Tierras del Ebro, quedó en libertad con cargos al día siguiente tras ser interrogado por el magistrado, que le retiró el pasaporte. Ambulancias Baix Ebre fue fundada hace más de 25 años.

Josep Prat abandonó su cargo de máximo ejecutivo de Innova tras ser denunciado por la CUP de Reus por su acumulación de cargos en el sector público y privado, ya que, además de ser presidente del ICS, máximo órgano de la sanidad pública, era vicepresidente del grupo hospitalario privado UPS. En enero de 2012, cuatro meses antes del inicio de los pagos de Ambulancias Baix Ebre a Wanplais mantenía ambos cargos.

La investigación se centra en aclarar si hay cohecho en los pagos de Ambulancias Baix Ebre

La investigación se centra ahora en aclarar si, pese a esta diferencia temporal, los pagos se corresponden a un cohecho abonado a plazos, a un porcentaje sobre los sobrecostes conseguidos en un contrato tras su entrada en vigor o a otras modalidades.

Prat sí era presidente del Instituto Catalán de la Salud cuando empezó a cobrar de Ambulancias Baix Ebre por su supuesto asesoramiento. Según fuentes del caso, cuando fue llamado a declarar el juez le preguntó sobre los pagos y Prat los desvinculó de sus funciones al frente de la sanidad pública catalana.

No es la primera vez que Josep Prat utiliza la sociedad Wanplais para hacer negocios a costa de fondos públicos. Fue a través de esta sociedad que el ex presidente del ICS logró reformar y alquilar después, en 2010, al Departamento de Bienestar Social un edificio de su propiedad para ser utilizado como centro de menores en el barrio marítimo del Serrallo, en Tarragona.

Poco después de estas operaciones de reforma y alquiler del inmueble, el holding Innova que dirigía josep Prat contrató al cargo político de la Generalitat que pilotó el proceso del centro de menores. Se trataba de Jordi Tous, de Esquerra Republicana y delegado de Bienestar Social en Tarragona por aquellas fechas.