Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El conflicto del agua

Agricultores y regantes del Xúquer se unen contra el nuevo plan de cuenca

Las organizaciones dicen que no “permitirán” el trasvase si no es desde la toma de la Marquesa

Los regantes y agricultores valencianos se unieron ayer para mostrar su rechazo conjunto al borrador del nuevo plan de cuenca del Xúquer en el último día para presentar alegaciones. Aunque ayer aseguraron que no quieren entrar en otra "guerra" del agua, dicen no estar dispuestos a "permitir" otra toma de agua distinta del Azud de la Marquesa, en la parte baja de la cuenca, para el trasvase al Vinalopó. La mayor demanda hídrica unida a una escasa recarga, aseguran, "no lo permite".

La Unidad Sindical de Usuarios del Júcar, la Comunidad General de Usuarios del Canal Júcar-Turia (Usuj), la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) y la Unió de Llauradors i Ramaders presentaron ayer los argumentos técnicos para rechazar las pretensiones de los regantes del Vinalopó.

Los técnicos de Usuj explicaron que entre la modernización de los regadíos y la reducción de extracciones en La Mancha se ha reducido el déficit del sistema pero continúan siendo superiores las extracciones que los recursos. Los técnicos explicaron que hasta el pantano de Tous con los 927 hectómetros del río se tienen que atender a más de 1.100 hectómetros de demandas.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, aseguró que no se puede trasvasar un "agua virtual" que no se tiene y replicó a los regantes del Vinalopó que el agua "perfecta" para el riego porque ellos la utilizan. Aguado aseguró que el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, se comprometió a enviar "con carácter de urgencia" al secretario de Estado para reunirse con las entidades valencianas.

Entre las principales alegaciones está la exigencia de terminar la modernización de regadíos que no se ha acabado porque, según los usuarios del Júcar, las Administraciones Públicas "no tienen dinero". Además, reclaman que se incorpore el convenio del embalse de Alarcón que "permitió la paz y el consenso".

Aguado opinó que "el Júcar es el río más solidario" y "mejor utilizado" de España, pero que tiene polémicas sin sentido porque la Administración "no ha estado a altura de las circunstancias" de lograr "un gran pacto político de todos los partidos con usuarios y regantes" que esté apoyado en las conclusiones de técnicos y científicos.