Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
el final de eta

La muerte de un preso aviva el debate sobre la dispersión

El PNV junto a EH Bildu piden explicaciones sobre Bellón

Parlamentarios de EH Bildu exhiben en el Parlamento carteles contra la dispersión.
Parlamentarios de EH Bildu exhiben en el Parlamento carteles contra la dispersión.

Menos de 24 horas después de que el lehendakari, Iñigo Urkullu, le pidiera al presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy, “una política de paz” que incluya una flexibilización de la legislación penitenciaria, la muerte en la cárcel del preso Arkaitz Bellón ha reavivado el debate sobre la dispersión.

De momento, el PNV se ha unido a EH Bildu en la exigencia de aclaraciones sobre este fallecimiento, conocido el miércoles en la prisión de Puerto I de Cádiz, y que ha sido atribuido a causas naturales según la primera autopsia. Sin duda, las reacciones posteriores a la muerte de este preso, condenado a 13 años por violencia callejera y que hubiera salido en libertad el próximo mes de mayo, han oscurecido este jueves, dentro y fuera del Parlamento vasco, el alcance de la esperada reunión entre Rajoy y Urkullu.

La izquierda abertzale ha cargado dialécticamente en la Cámara contra el PP, exhibiendo, a su vez, carteles contra la dispersión. En la misma línea crítica, el portavoz nacionalista, Joseba Egibar, ha aunado dos exigencias en el mismo discurso: la petición de aclaraciones sobre la muerte de Bellón y que Rajoy dé un cambio “radical” a la política penitenciari.

En la calle, la Ertzaintza detuvo a tres personas cuando realizaban una pintada en Algorta relativa a Bellón. Estas reacciones se han producido en paralelo a la reunión mantenida en la sala del PNV en la Cámara vasca entre el lehendakari y Andoni Ortuzar, presidente del EBB. Aunque ninguna de ambas partes ha querido ofrecer detalle alguno, una de ellas se ha limitado a señalar que la conversación giró en torno “a lo ocurrido desde el martes por la tarde hasta hoy”, en clara alusión al encuentro entre Urkullu y Rajoy.

Como reacción inmediata al fallecimiento de Bellón en la celda, su familia exigió una segunda autopsia porque dice que no se le permitió acudir a la primera con un médico de confianza, extremo éste que lo niega Instituciones Penitenciarias. Etxerat, la asociación de familiares de presos de ETA, confirmó que habrá segundo examen forense y será hoy. Mientras, el debate sobre la dispersión toma aire y de hecho representantes de quince colectivos próximos a la izquierda abertzale aseguraron que la actual política penitenciaria es “inhumana” y “basada en la venganza”.

Así ha quedado de manifiesto durante la rueda de prensa ofrecida por Ainhoa Etxaide, secretaria general de LAB, y Egoitz Askasibar, de la plataforma Esait en favor de la oficialización de las selecciones vascas deportivas. En su valoración, según Efe, incidieron en que la muerte de Bellón se ha producido a “mil kilómetros de su casa, tras haber cumplido las dos terceras partes de su condena”.