Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Casinos, blanqueo y fraude fiscal

Terrenos donde se ubicará el futuro Bcn-World.
Terrenos donde se ubicará el futuro Bcn-World.josep lluís sellart

Las medidas sociales son uno de los reclamos que está utilizando el Gobierno de Artur Mas para mostrar que, camino de Ítaca, CiU tiene voluntad luchar para mejorar las condiciones de vida de esta sociedad con más de 800.000 parados. El consejero de Presidencia, Francesc Homs, no cesa de insistir en que las estructuras de Estado ayudarán entre otras muchas cosas a combatir el fraude fiscal con una eficacia a años luz de los pobres resultados de la inspección española. La lucha contra el fraude depende de la voluntad política y no es un secreto que España es uno de los países europeos con menor número de inspectores per cápita (uno por cada 2.000 habitantes) y con una legalidad agujereada en casi 90.000 millones de euros por los defraudadores. Si todo el mundo pagara sus impuestos, Cataluña percibiría —partiendo de que la aportación catalana al PIB español es del 18,5%— más de 16.000 millones de euros anuales. La cifra estaría a la par con la franja alta del estimado déficit fiscal catalán, ese al que el ministro Montoro le niega el pan y la sal.

La caza del defraudador no es tarea menor en una época en que el nada sospechoso comisario europeo de Empleo, Laszlo Andor, afirma que las condiciones de trabajo se han degradado tanto que tener un puesto de trabajo ya no que "equivale necesariamente a un estándar de vida decente". El Gobierno catalán es consciente de esta situación, en la que el Estado del bienestar ha cedido el paso al Estado de la ansiedad. Pero, al tiempo, se resiste a creer, al contrario que Zygmunt Bauman, que la felicidad depende de la equidad.

La nueva ley del juego pasa de puntillas sobre la prevención del blanqueo de capitales en Bcn-World

El alma liberal de Convergència siempre ha recelado del intervencionismo socialdemócrata. El propio Homs, al poco del regreso de CiU al Gobierno, en 2011, aseguraba en una entrevista radiofónica que en una Cataluña golpeada por el déficit fiscal quizás perseguir el fraude sería hurgar en la herida. Pero los cambios del panorama político catalán han hecho cambiar a CiU. La dureza de la crisis y la necesidad del pacto con Esquerra han aconsejado meter alguna zanahoria social en el bosque rebosante de banderas.

Como en tantos otros asuntos que afectan a la vida real, estamos ante una zanahoria meramente retórica. Es cierto que la Administración catalana tiene escasas competencias en el terreno del fraude, pero también lo es que en el punto 29 del acuerdo de estabilidad suscrito entre CiU y ERC se asegura con aplomo que se elaborará "un plan de lucha contra el fraude fiscal en 2013, vinculado a los recursos destinados al despliegue de la agencia Tributaria en los impuestos recaudados y gestionados por la Generalitat". Hasta el momento se desconoce en qué consiste el plan que solo existe en el dominio de las palabras.

Literatura no falta. En julio de 2012, el Homs afirmaba que el objetivo de la futura agencia tributaria catalana sería fomentar la corresponsabilidad ciudadana más que centrarse en la coacción al estilo, dijo, de las que existen en Dinamarca y Holanda. "Con más implicación, habría menos fraude, más ingresos para sostener el Estado de bienestar, podríamos vivir mejor y quizá en el futuro volver a bajar impuestos", razonaba el portavoz del Ejecutivo catalán.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Bcn World , que ha recibido un trato fiscal exquisito con una rebaja de impuestos del 55 al 10%

Por eso sorprende que no se utilice tanto mimo retórico en la futura ley que dará luz verde al complejo lúdico-hotelero de Barcelona World. Con el destronado zar de ladrillo Enrique Bañuelos como gestor, la Generalitat va a impulsar en la Costa Daurada un modelo de casino como los que existen en Las Vegas y Asia. Complejos con servicios financieros, con comisionistas para cerrar los grandes packs turísticos, con agencias de viajes especializadas pasear grandes jugadores y apostadores. Es decir, vamos a pasar del casino del modo de producción catalán, al último grito del mercado con escasísimos precedentes en Europa, a excepción de Mónaco.

¿Hemos pensado en la prevención del blanqueo de capitales? ¿Creemos que es suficiente con dar cuatro brochazos y rectificar la ley del Juego que data de 1989? Una vez desaparecido Eurovegas, el referente del mapa del juego español Bcn-World , que ha recibido un trato fiscal exquisito con una rebaja de impuestos del 55 al 10%.

En todo el proyecto de ley, actualmente en trámite parlamentario, apenas hay una mención a la prevención del blanqueo de capitales cuando se refiere a la obligación de identificar a las personas. Los expertos han solicitado más concreción en los mecanismos de control, máxime cuando nos abrimos a un modelo desconocido que puede atraer a grupos de grandes jugadores y que contará con servicios financieros en los casinos, donde también se podrá jugar a crédito. Contrasta la presunción de culpabilidad con la que se fiscaliza a los receptores de ayudas sociales con el buen rollo y la confianza hacia quienes van a hacernos entrar por la puerta grande en el gran mundo del juego. Camino de Ítaca, mientras la lucha contra el fraude fiscal queda en el terreno de las palabras, se abre el turno de las apuestas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS