Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU prepara el desembarco

Un contingente norteamericano, integrado por militares de alto rango, visita la base de Morón para analizar las necesidades ante el nuevo despliegue

Protesta de los trabajadores de la base de Morón, en octubre del año pasado.rn rn Ampliar foto
Protesta de los trabajadores de la base de Morón, en octubre del año pasado.

Aún no hay una petición formal, pero el Gobierno estadounidense ya ha movido ficha para reforzar su fuerza militar en la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla). Primera actuación: trabajo de campo. Un contingente integrado por militares de alto rango y asesores de congresistas estadounidenses de la comisión de Defensa ha visitado durante dos días (jueves y viernes) las instalaciones sevillanas para analizar las necesidades de cara al nuevo despliegue, según las fuentes consultadas. Tal y como adelantó este periódico, EE UU ha pedido a España prolongar un año y ampliar en al menos un 50% la Fuerza de Respuesta para Crisis en África, formada por 500 marines y estacionada desde abril en la base.

Según la agenda de trabajo del contingente a la que ha tenido acceso este periódico, entre los asuntos tratados durante estos dos días se encontraban la inspección del equipamiento de las instalaciones, el análisis de las “capacidades de la unidad y de las operaciones” y la valoración de las amenazas hacia los intereses de EE UU. Entre los visitantes, miembros de la embajada estadounidense, del ejército naval y del área de coordinación de la flota de helicópteros.

Por el empleo y la transparencia

“Cuanto más secretismo rodee a la operación, mejor”. Con estas palabras, el presidente del comité de empresa de la compañía encargada de los servicios de mantenimiento de la base de Morón (Sevilla), José Armando Rodríguez, ha criticado el procedimiento que están siguiendo los Gobiernos de EE UU y de España para reforzar la presencia militar norteamericana en las instalaciones sevillanas. “Nadie dice nada, nadie sabe nada, pero antes de que nos demos cuenta llegarán los nuevos soldados”, agrega Rodríguez durante una concentración de la plantilla. El portavoz de los trabajadores, Javier Domínguez, ha afirmado que la empresa aún no les ha facilitado información sobre el despliegue. “Dicen que no hay una petición formal, pero aquí ya hay movimiento”, dice Domínguez, quien recuerda que temen otro ERE que afectaría a 80 empleados.

Al llamamiento realizado por los trabajadores para que el Gobierno central garantice el empleo en la base, se ha sumado el de la secretaria general del PSOE de Sevilla, Verónica Pérez, quien se ha reunido con la plantilla y con alcaldes de la comarca. “Si el Gobierno está pactando de espaldas al Congreso de los Diputados y al Gobierno andaluz una mayor actividad y un cambio de uso de la base, no entendemos que no se negocie una repercusión en materia de empleo que beneficie a esta comarca. Vamos a exigírselo con todas las armas democráticas a Rajoy, con iniciativas parlamentarias tanto en el Congreso como en el Parlamento”, afirma Pérez, informa Europa Press.

Sobre el último ERE (que afectó a 66 trabajadores y que está a la espera de juicio), el alcalde de Morón, Juan Manuel Rodríguez (PSOE), han confiado en que se resuelva a favor de los empleados ya que “si llega un 50% más de soldados significa que no se está perdiendo carga de trabajo, sino lo contrario”.

Según dichas fuentes, esta visita cobra mayor sentido ya que la semana próxima el Congreso de EE UU aprobará dicho despliegue. “Esta visita solo es para cuantificar las necesidades”, agrega. El Ministerio de Defensa ha señalado desconocer la llegada del contingente norteamericano a la base, actuación que, no obstante, encuadró en la “rutina diaria” del recinto.

La visita a la instalación sevillana coincide con dos hechos. Por un lado, con la reunión mantenida el jueves entre el ministro de Defensa, Pedro Morenés, y el general jefe del Mando de los Estados Unidos para África, David M. Rodríguez —quien este viernes ha estado en la base, según estas fuentes—. Y por el otro, con la concentración de los trabajadores de la empresa encargada de los servicios de mantenimiento del recinto celebrada este viernes a las puertas de la base. La protesta se produjo tras la reunión de la plantilla con alcaldes de los municipios de la comarca y con la secretaria general del PSOE de Sevilla, Verónica Pérez.

El Ministerio de Defensa asegura que en la reunión entre Morenés y Rodríguez no se trató el despliegue de nuevos marines. “Hasta que no haya la petición formal no se puede concretar nada. Ya veremos qué es lo que piden”, señala el ministerio, que afirma que el nuevo desembarco podría elevar al millar la cifra de soldados para este cometido en la base. Sin embargo, otras fuentes aseguran que el tema sí se trató en la reunión entre el ministro y el mando estadounidense.

Los trabajadores de la compañía Vinnell-Brown & Root Spain (VBR) han reiterado al Gobierno central su petición de que garantice el empleo en la base (que encadena dos ERE y 185 despidos). La plantilla solicita que en el convenio bilateral entre ambos países, firmado en 1988, se incluya como contraprestación la contratación de trabajadores españoles. Pero el carácter temporal de este desembarco permite al Gobierno aprobarlo sin modificar dicho documento. “¿Se puede considerar temporal un despliegue que ya sería de dos años?”, se pregunta el presidente del comité de empresa, José Armando Rodríguez.