Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El modelo laboral de Adegi se topa con el rechazo sindical y político

ELA, LAB, la izquierda ‘abertzale’ y los socialistas censuran el plan de la patronal

La denominada “tercera vía” que la patronal guipuzcoana Adegi ha puesto en práctica en muchos centros de trabajo, basada en la “interlocución directa” entre empresarios y trabajadores, ha sumado este miércoles nuevos detractores, tanto en el ámbito sindical como en el político. A las reticencias que expresó el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, se añaden ahora las voces discrepantes de la izquierda abertzale y los socialistas, además de los máximos responsables de ELA y LAB. Solo el PP ha recibido de buen grado la propuesta de Adegi.

El secretario general de ELA, Adolfo Muñoz, ha opinado que el modelo de relaciones laborales que propugna Adegi, presentado el pasado viernes con la asistencia de la consejera de Desarrollo Económico, Arantza Tapia, supone una “regresión al siglo XIX”, a “una sociedad sin sindicatos”, y lamentó que el Gobierno vasco la haga “suya”. Muñoz ha intervenido en Azpeitia en una asamblea del sindicato que dirige a la que asistieron más de 2.000 delegados en defensa del salario y del empleo.

ELA y el PSE coinciden en que es “una regresión  al siglo XIX”

“Olfatean el miedo y saben que la gente débil, no organizada, es fácilmente manipulable y han decidido sacar provecho del miedo. Lo que debería ser un delito, sacar provecho de la gente atemorizada, es aplaudido por los gobiernos”, ha criticado Muñoz en alusión a la iniciativa de la patronal guipuzcoana. Además, la tachó de “reaccionaria” y reprochó el “apoyo” dado por Tapia, lo que a su juicio denota “la conexión entre política y mundo empresarial”. Frente a ello, Muñoz ha anunciado que su organización “va a dedicarse en cuerpo y alma a sindicalizar los centros de trabajo” ante la disyuntiva de “defensa colectiva a través del sindicato o aplicación unilateral de las condiciones de trabajo”.

Su homóloga de LAB, Ainhoa Etxaide, también ha rechazado la “tercera vía” de Adegi al considerarla “muy prepotente, unilateral y plantearla desde una relación de poder entre empresario y trabajador”. “Sería una fuente de conflictividad”, ha opinado la dirigente sindical, quien ha anunciado que su central ha cursado invitaciones a los partidos políticos representados en el Parlamento para tratar este asunto y dar “un carácter político” al debate, ya que, según insistió, “no se trata solo de un conflicto laboral”.

EH Bildu acusa a los empresarios de “imponer condiciones cainitas”

Precisamente, en el plano político, EH Bildu solicitará formalmente la comparecencia de representantes de Adegi y Confebask en la Cámara autonómica para que expliquen su propuesta de relaciones laborales. No obstante, los parlamentarios Belén Arrondo y Oskar Matute se adelantaron a criticarla con dureza. Se trata del modelo planteado por “un lobby empresarial” que pretende “imponer la voluntad de la empresa a los trabajadores echando por tierra los derechos que puedan tener e hipoteca y roba su futuro a ellos y sus familias. Una relación de este tipo llevaría a la empresa a tener todas las posibilidades de imponer unas condiciones laborales cainitas tanto en salarios como en jornada”, ha manifestado Matute.

Los socialistas, a través del secretario de Economía del PSE-EE de Gipuzkoa, Julio Astudillo, han criticado a Adegi por “retrotraernos al siglo XIX, a la pura ideología liberal y no al Estado social”. “Es un paso más en la precarización de las condiciones laborales y en el desmantelamiento de la negociación colectiva”, agregó Astudillo: “La tercera vía es una vía muerta”.