Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Martí: “Si hay una sola expulsión no me presentaré a las primarias”

La división del PSC contamina el inicio de las primarias en Barcelona para elegir al alcaldable

El presidente del grupo municipal en Barcelona, Jordi Martí.
El presidente del grupo municipal en Barcelona, Jordi Martí.

El presidente del grupo municipal del PSC en Barcelona, Jordi Martí, fue el primero en anunciar que se presentaría a las elecciones primarias del partido y puede ser también el primero en abandonar. Martí ha asegurado: “Si hay una sola expulsión no me presentaré a las primarias. Imposible!”.

La pelota está en el tejado de la dirección de partido, que tiene que decidir qué hace con sus diputados díscolos, que el pasado jueves votaron a favor de pedirle el Estado la transferencia de las competencias para que la Generalitat pueda organizar una consulta. Las directrices del partido de los socialistas eran claras, pero tres diputados desobedecieron y votaron a favor de la propuesta.

Martí argumenta, en una carta enviada por correo electrónico a sus 2.500 seguidores, que la dirección no puede pretender “acabar el conflicto con disciplina en vez de debate” y continúa advirtiendo que “en democracia no puedes participar en un combate de ideas y de proyectos con la mirada amenazante de la dirección del partido”.

Martí también sabe lo que es desobedecer a las directrices del partido. En tres ocasiones ha roto la disciplina de voto, siempre en votaciones sobre el derecho a decidir. La última fue en el último pleno del año del Ayuntamiento de Barcelona, cuando se votaba una propuesta para pedir a la administración local que colaborara con la Generalitat en la organización de la consulta prevista para el 9 de noviembre de 2014. Martí, junto con la concejala Montserrat Sánchez, se ausentaron durante lo votación para dejar claro que no compartían el voto contrario de su formación. En declaraciones a los periodistas advirtió que dentro del partido “hay muchos compañeros que no se ven representados por las decisiones que toma la dirección”.

El presidente del grupo municipal del PSC también es uno de los más de 100 socialistas que han dado su apoyo a los tres diputados díscolos a través de la firma de un manifiesto a favor del referéndum.

La situación de división interna que vive el PSC sobrevolaba esta mañana en la sede de los socialistas de Barcelona, pero la mayoría de los candidatos han insistido en separa una cosa de la otra. "De la misma manera que Trias no puede supeditar el proyecto de Barcelona a la Generalitat, nosotros no podemos supeditarlo a los conflictos internos del PSC", ha dicho Martínez-Sampere, para quien lo mejor que pueden hacer los socialistas es "mirar hacia delante".

Laia Bonet, por su parte, ha asegurado que no quería "ni contemplar el escenario" de que los tres diputados críticos sean expulsados porque "no lo creo posible". Para Bonet "es hora de sumar, no de restar, porque un partido que reclama el acuerdo del Gobierno con la Generalitat para la consulta lo último que puede permitirse son expulsiones".

"Me preocupa la situación de mi partido pero me preocupan más la pérdida de los derechos sociales de los ciudadanos y de si somos últiles para resolver esos problemas", ha dicho el diputado Jaume Collboni.

Más información