Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rigau da tres años a los docentes sustitutos de inglés para mejorar su nivel

Enseñanza ultima una resolución que obliga a los interinos de Secundaria a acreditar un C1 o 36 meses de experiencia

Irene Rigau.
Irene Rigau.

El Departamento de Enseñanza aumenta la exigencia para los profesores sustitutos de lengua extranjera. Los docentes que quieran incorporarse a la bolsa de interinos deberán acreditar el nivel C1, correspondiente al Advanced. Los que ya están dentro, pero tengan una experiencia menor a los 36 meses, tendrán un plazo de tres años para presentar el título. Actualmente solo se exige el B2, que equivale a un First Certificate o un quinto curso de la Escuela Oficial de Idiomas. Además, para ser profesor sustituto de inglés no es obligatorio tener la titulación en Filología inglesa o en Traducción

Los nuevos requisitos están recogidos en el borrador de la resolución que ha redactado el Departamento que dirige Irene Rigau y que este viernes discutirá con los sindicatos en la Mesa Sectorial. La resolución que tiene a punto Enseñanza afecta a los profesores de lengua extranjera de las especialidades de inglés, pero también de alemán, francés e italiano que dan clases en Secundaria. Concretamente, el texto establece que para futuras incorporaciones en la bolsa de interinos se exigirá el nivel C1 o superior.

Los interinos que actualmente están trabajando con un B2, solo podrán continuar impartiendo clases de lengua extranjera si acumulan 36 meses de experiencia. En caso contrario, perderán la plaza cuando finalice el contrato de sustitución que tengan vigente y solo podrán volver a impartir esta materia hasta que acrediten el C1. Para conseguir este título tienen un máximo de tres años. No obstante, estos profesores sí podrán hacer sustituciones de otras asignaturas de su especialidad (un sustituto puede tener la especialidad de inglés, pero también de lengua castellana o matemáticas…).

Enseñanza enmarca este cambio de requisitos en el Plan para la reducción del fracaso escolar, que incluye una mejora en el conocimiento de las lenguas extranjeras tanto de los alumnos, como de los profesores que imparten estas asignaturas. “Por tal de potenciar el dominio del inglés y de cualquier lengua extranjera es imprescindible que el profesorado de la enseñanza secundaria que la imparte tenga el nivel de conocimiento adecuado y el dominio funcional en esta materia”, justifica Enseñanza en la resolución.

Cada vez se oyen más voces críticas que consideran que un B2 no es un nivel lo suficientemente alto para que un profesor imparta inglés en la ESO. Según datos del Departamento correspondientes al curso pasado, del total de 71.691 profesores, 13.388 (el 18,67%) tenían un nivel B2 o superior de inglés. De estos, 471 son interinos, mientras que el resto son funcionarios.