Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez ve indicios de estafa en el doble sueldo de Cuervo en Sant Pau

El Instituto Catalán de la Salud "resultó defraudado", según el auto

La investigación judicial sobre las irregularidades en el hospital de Sant Pau da nuevos frutos. El juez considera que el doble sueldo cobrado por José Ignacio Cuervo, ex delegado de la Generalitat en Madrid, cuando fue cedido por el Instituto Catalán de la Salud (ICS) al Sant Pau podría constituir un delito de estafa agravada. El juez concluye que el ICS “resultó defraudado” y afea a este organismo que no haya mostrado “una especial contrariedad” por el caso.

En el auto del Juzgado de Instrucción número 22 de Barcelona, que se puede recurrir, el juez rechaza sobreseer la causa y emplaza al fiscal y a las acusaciones a que presenten sus escritos de acusación, paso previo a la apertura de juicio oral. Tras archivar el caso sobre las supuestas contrataciones irregulares contra cinco de los ocho imputados, el juez mantiene la imputación de Cuervo y de las dos personas que firmaron dos contratos sucesivos con él: Jordi Varela, gerente de la fundación de gestión, y Jordi Bachs, gerente de la fundación privada.

Cuervo, ex concejal socialista en Barcelona, aterrizó en el Sant Pau en febrero de 2011 para colaborar en el despliegue de un campus de excelencia y dos nuevos institutos de investigación, tras ser cedido por el ICS —donde era funcionario —. El ICS se comprometió a pagarle el salario. A su vez, Cuervo firmó dos contratos con la fundación de gestión y con la privada del Sant Pau.

El primer contrato lo firmó en febrero después de que Jordi Varela solicitase la cesión al ICS. Según el juez, Cuervo cobró “simultáneamente del hospital y del ICS sin que este organismo lo supiera”. Por ello, el juez investigó “si se trataba de un doble pago por el mismo servicio” y, de ser así, “si el ICS, de haberlo sabido, habría mantenido el pago”. La conclusión es que “existe una identidad” entre el objeto de ambos contratos. “Si el ICS ignoraba el doble pago, y de haberlo sabido, no habría suscrito las condiciones de la adscripción funcional, asumiendo el pago, puede concluirse que resultó defraudado”, dice el juez Juan Emilio Vila.

El director del ICS hasta junio de ese año, Enric Argelaguès, declaró ignorar la existencia de otro contrato y dijo que, de haberse sabido, “tendría que haberlo estudiado la asesoría jurídica”. Argelaguès preside en la actualidad el patronato de la fundación de gestión del Sant Pau. Xavier Saballs, director de recursos humanos del ICS, dijo que “por un mismo trabajo no podía cobrar dos veces”.

El ICS, perjudicado

Respecto al contrato con la fundación privada, el juez concluye que las atribuciones del cargo en Sant Pau fueron modificadas sin notificarlas al ICS, que continuó pagando aunque el objeto del sueldo había cambiado y este carecía “de causa”. Cuervo cobró del ICS 47.072 euros en 2011. En octubre de ese año pasó al Hospital Vall d´Hebron.

El juez no admite el argumento invocado por Cuervo de que el doble sueldo respondía a un complemento salarial porque lo que Cuervo percibía del ICS era insuficiente para el trabajo de alta dirección que este iba a desempeñar en Sant Pau. “Sucede que esta decisión nunca fue comunicada al ICS”, que “ignoraba” que los pagos “lo eran por el mismo trabajo”.

El juez mantiene que el ICS “ha de ser considerado perjudicado” y resalta que, aunque se le ha ofrecido que se persone en la causa, el ente no ha comparecido todavía. El ICS declaró ayer que los servicios jurídicos estudian cuál es la decisión “que más conviene a los intereses de la institución”.