Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una ola abre un canal al mar y acaba con el desborde de la laguna de A Frouxeira

La naturaleza se adelanta a la Xunta una vez más y pone fin a las inundaciones que afectaban a las viviendas que están junto al humedal

La naturaleza le ha ganado la partida a la Xunta en A Frouxeira otra vez. Una gran ola, durante la última pleamar del lunes, pasadas las nueve de la noche, alcanzó un lago completamente desbordado y abrió un canal sobre la arena que ha puesto fin a varios días de inundaciones que tenían amargados a los vecinos que viven en la primera línea de costa, frente a un humedal cinco veces protegido, y que reclamaban al gobierno gallego una solución urgente.

La marea de la noche de Reyes, con mar fondo y olas de hasta doce metros, saltó la estrecha barra de arena que separaba el océano de la laguna donde se embalsaba tanta agua que había anegado por completo la pista de asfalto que discurre paralela al paseo marítimo de Valdoviño, cerrada al tráfico desde el viernes 3 por decisión del Gobierno local. Es el camino por el que acceden a sus fincas una veintena de residentes que no podían acceder a sus casas desde el paseo.

La ola abrió una pequeña zanja sobre la arena, en la parte central de la playa de A Frouxeira, por donde salió en tromba el exceso de líquido acumulado en los últimos días de intensas lluvias agravadas por el temporal y las mareas vivas. A primera hora de la tarde del martes 7, la laguna ya había rebajado notablemente su volumen y aunque el paseo seguía encharcado ya no era una 'piscina' impracticable para peatones y vehículos.

No es la primera vez que el lago se desborda. De hecho, es un problema recurrente desde que se taponó el antiguo canal para impedir que entrase el fuel del 'Prestige' hace una década. Los vecinos sostienen que aquella obra alternó el equilibrio de la laguna y desde entonces, el lago se llena o se deseca en exceso. La última gran inundación fue en las Navidades del 2012 y los vecinos llevaron sus protestas hasta el juzgado después de 42 días (del 12 de diciembre del 2011 al 30 de enero del 2012) con el agua en la puerta de casa.

Aquel enero, y después de mes y medio de protestas, la Xunta se decidió a trazar un canal zigzagueante sobre la arena para un vaciado controlado que evitase el desastre ambiental del 2009, cuando una excavadora autorizada por Medio Rural abrió una zanja tan ancha por la que se desangró un humedal único, que durante unos meses fue poco más que un arenal con charcos a la orilla del mar.

Precisamente, el mismo día que los técnicos de la Administración autonómica iban a iniciar el desagüe artificial después de gastar 269.462 euros en un proyecto 'inútil', así lo había denunciado la oposición, una ola se les adelantó y abrió la laguna el 30 de enero del 2012 solucionando, en cuestión de minutos, un problema administrativo y de competencias ambientales que había dado muchas vueltas en los despachos.

Esta noche pasada ha vuelto a ocurrir lo mismo. Medio Ambiente esperaba a que mejorasen las condiciones meteorológicas para intervenir en Valdoviño, practicando una apertura artificial 'entre hoy y mañana', explicó el alcalde popular, José Antonio Vigo, pero el mar se les ha vuelto a anticipar. Desde la oposición local critican que no se actúe de forma definitiva sobre un problema que 'se ve venir'. Ni a los ecologistas ni al PSdeG de Valdoviño les satisface el plan de gestión que la Xunta ha elaborado para el lago de A Frouxeira y que salió a información pública el 29 de noviembre después de tres años de espera. Para Adega es la confirmación de la 'gestión nefasta' de la Administración gallega sobre un espacio único y los socialistas, en sus alegaciones, critican que se excluyan las aportaciones de los vecinos sobre las prácticas tradicionales en el lago.

El humedal de A Frouxeira, mitad dulce y mitad salado, está protegido por el convenio internacional Ramsar. Además, acumula otras cuatro protecciones ambientales como espacio catalogado dentro de la Red Natura, LIC Costa Ártabra, zona ZEPA de aves y Zona de Especial Protección dos Valores Naturais (ZEPVN).