Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cuenca del Guadalquivir prepara la mayor ampliación de regadíos

La Confederación tramita nuevas concesiones sobre 291.000 hectáreas

Una zona de arrozales en Villafranco de Guadalquivir, en Sevilla. Ampliar foto
Una zona de arrozales en Villafranco de Guadalquivir, en Sevilla.

La cuenca del Guadalquivir, que concentra en la actualidad el 80% de todos los regadíos de Andalucía, va a incorporar próximamente 291.000 nuevas hectáreas para uso agrícola en lo que supone el mayor proceso de modernización de riegos acometido en las últimas décadas. La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) tramita en la actualidad nuevas concesiones y zonas regables, la mayoría demandas históricas de los agricultores andaluces y que se habían visto afectadas por el parón que provocó el choque competencial entre el Estado y la Junta de Andalucía para asumir la gestión de la cuenca.

En la actualidad existen 883.083 hectáreas transformadas en regadío en la cuenca del Guadalquivir. El consumo medio anual de los regadíos asciende a 3.324 hectómetros cúbicos al año y supone alrededor del 87% del uso total actual del agua en la cuenca.

El principal cultivo, el olivar, tiene una dotación neta media de unos 1.500 metros cúbicos por hectárea al año, frente a los 10.400 que presenta el cultivo del arroz.

El olivar y el arroz son los dos principales cultivos que se van a beneficiar de las nuevas concesiones de regadíos donde la Confederación va a invertir 1,2 millones dentro del plan Hidra para ordenar los derechos de agua. Así, se ha iniciado la regularización de riegos de olivar en la cuenca del Guadajoz (unas 13.000 hectáreas). Afecta principalmente a los municipios cordobeses de Baena, Castro del Río y Luque y se beneficiarán de este proceso unas 12 entidades de economía social del sector agroalimentario. Mientras se culmina este proceso, la CHG está otorgando a los regantes de la zona autorizaciones temporales. También se contempla la revisión de las dotaciones de unos 280 expedientes otorgados y en trámite en la zona, con el fin de obtener una distribución más racional de los recursos de la cuenca del Guadajoz.

21.000 expedientes sin resolver

Las organizaciones agrarias y comunidades de regantes vienen denunciando desde hace tiempo la inseguridad jurídica que está generando el colapso burocrático de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), que tiene 21.000 expedientes sin resolver vinculados al dominio público hidráulico. El comisario de Aguas de la CHG, Rafael Álvarez, admite este “retraso histórico”, pero precisa que muchos de ellos ya se encontraban cuando, en octubre de 2011, las transferencias pasaron de nuevo desde la Junta de Andalucía al Estado.

Dentro del plan Hidra, la Confederación anuncia un plan de choque donde se van a invertir 1,6 millones y con el objetivo temporal de que, en dos años, se resuelvan al menos la mitad de los expedientes. “La demanda de los usuarios ha sido muy superior a la respuesta que somos capaces de dar”, admite Rafael Álvarez.

De este modo, existe un retraso histórico de más de 10.000 expedientes de solicitudes de nuevas concesiones de riego, pero ya se han incoado y resuelto alrededor de 300. En cuanto a autorización de pozos y balsas de pluviales, el retraso es de algo más de 9.000. A lo largo del año se han incoado ya 1.600 y se han resuelto 3.500. Finalmente, en cuanto a autorizaciones de aguas privadas, los expedientes en tramitación son 1.300, de los que apenas se han resuelto un centenar.

Desde la COAG se ha mostrado su preocupación por la “multitud de expedientes pendientes de resolver” para los agricultores y se insta a la Confederación del Guadalquivir la agilización de los mismos.

La Confederación informa de que ha iniciado también la tramitación administrativa para la regularización de 35.000 hectáreas del sector arrocero en el Bajo Guadalquivir. Se trata de la consolidación administrativa de concesiones de aguas públicas que no se habían resuelto hasta la fecha y de la tramitación de nuevas concesiones que cumplan con los requisitos del Plan Hidrológico del Guadalquivir. Ya se han revisado 189 expedientes concesionales y 72 del proceso de regularización (la mayoría están en trámite de información pública) y se ha cartografiado toda la zona arrocera.

Otra demanda histórica que se quiere atender es la regularización de 35.000 hectáreas en el denominado Acuífero Carbonatado de la Loma, la principal zona olivarera de la provincia de Jaén. La Confederación ya ha visitado los distintos aprovechamientos de riego de olivar para determinar los usos y captaciones de aguas subterráneas que tenían y poder, a posteriori, asignar los nuevos derechos. También en la provincia de Jaén, la Confederación espera completar durante 2014 la supresión de la restricción de las condiciones de invernales sobre otras 50.000 hectáreas de olivar.

Junto a las concesiones para nuevos regadíos privados, la Confederación prepara otro paquete para legalizar nuevas zonas regables de iniciativa estatal con una inversión de 1,3 millones. La intención es que todas las grandes comunidades de regantes se inscriban en el Registro de Aguas, algo que hasta ahora solo tenía la del Bajo Guadalquivir. De forma paralela, se pretende adecuar al nuevo Plan Hidrológico del Guadalquivir las dotaciones de los particulares y pequeñas comunidades de regantes que sí están inscritas en el Registro de Aguas.

La superficie total a tramitar de los expedientes incoados es de 158.815 hectáreas y el volumen a regularizar estimado es de unos 786 hectómetros cúbicos al año. La Confederación ha informado de que ya se han incoado 30 expedientes de inscripción de zonas regables y se ha requerido la documentación necesaria a otros 24.