Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
estimación electoral del euskobarómetro

El PNV refuerza su mayoría

Los peneuvistas ganarían entre uno y dos escaños

EH Bildu se consolida como segunda fuerza, mientras caen PSE y PP

UPyD mantiene su parlamentario e IU puede lograr dos puestos

Fuente: Euskobarometro.
Fuente: Euskobarometro.

El PNV refuerza su mayoría y volvería a ganar unas elecciones al Parlamento vasco que se celebrasen en este momento. Esta es la principal conclusión que se extrae de las estimaciones electorales realizadas por el equipo del Euskobarómetro de la Universidad del País Vasco (UPV). La formación nacionalista obtendría entre 28 y 29 escaños (uno o dos más de los que ahora tiene), con un 34,9% de los votos, apenas tres décimas más de las que logró en las urnas en 2012.

La formación de Iñigo Urkullu se ratifica como imprescindible para formar Gobierno, sin ninguna otra alternativa viable. Repite triunfo en Bizkaia y Álava, territorio además este último en el que ganaría un parlamentario, según los resultados de la encuesta. En cambio, en su particular pulso con la izquierda abertzale en Gipuzkoa, territorio del principal enfrentamiento entre las dos formaciones nacionalistas, cedería la primera plaza a la coalición por apenas siete décimas.

EH Bildu mantendría su segunda posición. Con un 26% de los votos válidos podría obtener entre 22 y 23 escaños (entre uno y dos más que en la actualidad), avanzando en Gipuzkoa, pese a las polémicas que han rodeado su gestión de gobierno tanto en la Diputación como en el Ayuntamiento de San Sebastián. También podría mejorar posiciones en Álava.

Fuente: Euskobarometro.
Fuente: Euskobarometro.

Si las dos formaciones nacionalistas tienden al alza, los dos grandes partidos estatales muestran también aquí el desgaste que reflejan en su contra las principales encuestas. Los mayores damnificados son los socialistas, que continúan su retroceso, aunque siguen manteniendo su tercera posición actual.

Con un 16% de los votos y entre 12 y 14 escaños, frente a los 16 actuales, el PSE perdería cualquier posibilidad de formar Gobierno de nuevo. La formación de Patxi López cede terreno en los tres territorios, tanto en escaños como en porcentaje de votos, con caídas por encima del 3%. De su descenso se beneficia IU-Ezker Anitza, que podría entrar en la Cámara con dos escaños (uno en Álava y otro en Bizkaia).

El PP acusaría el desgaste de la acción de Gobierno en La Moncloa y volvería a caer, dejándose uno o dos de sus 10 actuales escaños. El mejor resultado porcentual lo obtendría en Álava, donde rige la Diputación y el Ayuntamiento de Vitoria, pese a ceder un parlamentario.

UPyD avanza porcentualmente, pero el reparto de votos le dejaría solo con su actual representación alavesa.

El equipo que encabeza el profesor Francisco Llera destaca la elevada volatilidad del panorama electoral, caracterizado por una alta desmovilización, sobre todo entre los electorados socialista y popular y un nivel de indecisión que se acerca al 30%. De este modo, la participación en unas elecciones que se celebrasen ahora se situaría ligeramente por debajo del 60%, porcentaje que se podría alcanzar en Bizkaia, pero no así en Álava y Gipuzkoa. La participación en las últimas autonómicas se situó en el 63,9%.

La participación se situaría ligeramente por debajo del 60%

Otros dos indicadores muestran las dinámicas en que se mueve el electorado vasco. Por un lado, figura la valoración de las formaciones parlamentarias entre juicios positivos y negativos. En este caso, solo el PNV obtiene un saldo positivo (+ 4 puntos) entre quienes consideran muy o bastante buena su actuación de los últimos meses (31%) y los que la califican de muy o bastante mala (27%).

En el resto de los casos los saldos son negativos, entre el mínimo de -14 puntos de EH Bildu y el máximo de -76 puntos del PP, cuya actuación apenas es defendida por un 3% de los sondeados. El PSE se queda en -46 puntos y UPyD, en -61. En este apartado sobresale además que los socialistas son quienes peor estimación reciben de su propio electorado: un 35%, a 20 puntos de los populares y más de la mitad de la consideración que el PNV o EH Bildu, que logra aquí la nota máxima, tienen entre sus votantes.

El segundo indicador incide directamente en la caída de escaños que el sondeo prevé para el PP. La abrumadora desconfianza inicial con que la opinión pública vasca recibía hace dos años al Gobierno de Mariano Rajoy se ha convertido en desaprobación abrumadora (88%) de su gestión. La valoración positiva ha dejado incluso de ser mayoritaria entre los votantes populares (39% tras un retroceso interanual de 12 puntos), pero también entre ellos hay ya un significativo 30% que la desaprueba o se muestra escéptico (30%).

La encuesta se realizó entre los pasados 24 de octubre y 15 de noviembre sobre una muestra de 1.200 entrevistas.

Más información