Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Repunta la inversión industrial, pero solo la mitad de lo previsto por el sector

Los sectores del automóvil y los bienes de equipo lideran la recuperación

Trabajadores en la fábrica de Nissan de la Zona Franca. Ampliar foto
Trabajadores en la fábrica de Nissan de la Zona Franca.

Tras haberse desplomado el 33,5% desde el comienzo de la crisis en 2008, la inversión industrial empieza a recuperarse. Lo hace tímidamente e impulsada sobre todo por las grandes corporaciones. Según el Departamento de Empresa y Empleo, las inversiones efectuadas por empresas del sector han crecido este año el 1,2% respecto a 2012. A pesar de que ello supone dejar atrás los números rojos del año pasado, el dinero destinado por el conjunto de la industria a mejorar la competitividad de sus empresas se incrementó la mitad de lo que esperaba el propio sector en primavera. Para el año que viene, se prevé que la inversión siga subiendo, aunque solo un exiguo 1%.

Tras una cierta mejora en 2011 —cuando tanto el sector como la inversión dieron síntomas de recuperación—, el año pasado la industria volvió a pasar por un bache. El valor añadido bruto (VAB) retrocedió el 1,1% y la inversión descendió el 2,1% en el conjunto del año. La industria, sin embargo, ha tirado en 2013 de la salida de la recesión. Junto al agroalimentario, fue el primer sector en salir adelante, con un crecimiento interanual del 0,7% en el segundo trimestre y del 1,2% en el tercer trimestre del año, según el Departamento de Economía. Lejos queda la caída de la inversión del 22,9% que sufrieron las empresas solo en 2009.

Las pymes no confían en que el año que viene las entidades les presten dinero

La tendencia inversora, pese a no ser tan generosa como se preveía, diverge según las dimensiones de la empresa. Las pequeñas y medianas vuelven a sufrir este año un descenso de capital para realizar mejoras. En concreto, esa cantidad cae el 0,3%, pero el año que viene lo hará el 4,1%. Todo lo contrario ocurre con las grandes firmas, cuyas direcciones han decidido destinar este año el 3,1% más a sus fábricas y para 2014 auguran que dedicarán el 7,4% más. El principal motivo de las inversiones es la ampliación de capacidad productiva (32,9%), la reposición de equipamiento (24,5%) y las mejoras del rendimiento (21%).

Las empresas aseguran que la situación financiera —es decir, el cierre del grifo del crédito— es el principal motivo por el que no pueden realizar inversiones, por lo que se deduce que las pymes no confían en que el año que viene las entidades les presten dinero. Para las grandes empresas, en cambio, la bajada de la demanda sigue siendo el principal obstáculo para poder destinar más fondos a la actividad productiva.

Por sectores industriales, en 2013 la inversión aumenta sobre todo en el sector del automóvil (19,4%), en los bienes intermedios (5,4%) y de equipo (2,9%). En cambio, el capital que vaya a fábricas de productos alimentarios, bebidas y tabaco y de bienes de consumo duradero bajarán más de un 8%. La automoción es también el sector más optimista para 2014. Para entonces se prevé un incremento del 14,5%, seguido de la energía y el agua (10,7% más) y los bienes de consumo duradero (2,7% más). Los bienes de consumo no duradero sufrirán la mayor bajada de la inversión, con un descenso del 14,9%.

De nuevo, según la encuesta, la situación financiera limitará el músculo de la mayor parte de las empresas para invertir, salvo el sector energético, que ve como mayor amenaza la evolución de la demanda. Los factores relacionados con la mano de obra, en cambio, no solo no frenan sino que facilitan las inversiones.