Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La plataforma contra el ‘fracking’ retoma su iniciativa para prohibirlo

El Parlamento echó meses atrás su propuesta porque ya se estaba tramitando otra sobre la cuestión

Dos miembros de la plataforma contra el 'fracking' entregan este jueves la iniciativa en el registro de la Cámara vestidos como Olentzero y Mari Domingi.
Dos miembros de la plataforma contra el 'fracking' entregan este jueves la iniciativa en el registro de la Cámara vestidos como Olentzero y Mari Domingi.

El Parlamento echó meses atrás su propuesta porque ya se estaba tramitando otra sobre la misma cuestión. Este jueves, con disfraces navideños —Olentzero y Mari Domingi— y de la mano de EH Bildu, la plataforma alavesa contra el fracking volvió a presentar en la Cámara su iniciativa legislativa popular para prohibir la extracción de gas mediante la técnica de fractura hidráulica.

En este tiempo, esa técnica ha sido prohibida por los Legislativos de tres comunidades vecinas: Navarra, La Rioja y Cantabria. La ley navarra fue aprobada el mismo día que en Euskadi salía adelante la reforma de la Ley de Conservación de la Naturaleza, una propuesta llegó de las Juntas alavesas para prohibir el fracking en los espacios naturales y que terminó el trámite sin vetar al completo la técnica.

Dentro de dos o tres meses, la plataforma empezará a recoger las 30.000 firmas necesarias para que la iniciativa pueda seguir su recorrido parlamentario. Los impulsores de la iniciativa aseguraron que “cada vez más gente está en contra del fracking”.

“Aquí nadie, ni empresas ni Gobierno, ha renunciado al fracking, con lo cual la propuesta de prohibición está más vigente que nunca”, añadieron. La ley contiene cinco artículos y tres disposiciones en las que recogen “medidas adicionales de protección medioambiental”. El tercero prohíbe la “exploración, investigación y explotación de hidrocarburos no convencionales” en toda Euskadi. Junto a ello, veta la fracturación hidráulica y obliga a las Administraciones a “paralizar” las prácticas que ya estén en marcha y a adoptar medidas para la “reposición de la situación alterada a su estado originario”.