Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat muda sus oficinas a la periferia de Barcelona

Mas-Colell presenta un plan para optimizar los edificios del Gobierno que no afectará a la atención al ciudadano

La medida intentará buscar oportunidades inmobiliarias lejos del centro de la ciudad

Se busca edificio grande, con luz, eficiente, lejos del centro y bien comunicado con transporte público. Razón: Generalitat de Cataluña. El Gobierno catalán quiere reorganizar los edificios en los que ubica las instalaciones de todos sus departamentos con la intención de aprovechar mejor los edificios disponibles, vender los mejores y buscar gangas en las afueras de Barcelona para ubicar las oficinas de la Administración. Uno de los ejemplos ya realizados es el Departamento de Bienestar, que se mudó del Palau de Mar a la zona del Fórum.

La Generalitat quiere trasladar parte de sus oficinas a las afueras, pero solo aquellas delegaciones que no implican atención al público. Están excluidos los edificios emblemáticos, como el palacio de la Generalitat, y los servicios públicos como hospitales o escuelas.

El consejero de Economía, Andreu Mas-Colell, presentó ayer el proyecto junto al director general de Patrimonio, Salvador Estapé. El plan para racionalizar y optimizar los espacios se acompaña de la venta progresiva de edificios públicos: al paquete de 13 inmuebles de los que la Generalitat se ha desprendido en 2013 se añaden dos más —uno de ellos la propia sede de Economía— que pondrá a subasta hoy.

La Generalitat tiene algunos edificios con pisos enteros vacíos

“El objetivo es hacer una gestión más proactiva del patrimonio, ahorrar en el gasto y aumentar los ingresos con las ventas que ya hemos tenido en 2013”, explicó Estapé, quien subrayó que “el ciudadano no debe sufrir por esto”.

Barcelona concentra el 71% de las sedes de la Generalitat, con 125 edificios en los que se ubican departamentos de la Administración. La mayoría de ellos están en el centro, y predomina el régimen de propiedad sobre el alquiler.

Los edificios en régimen de propiedad que sean atractivos para la venta se vaciarán. Los que queden se llenarán con organismos que ahora ocupan alquileres cuyos contratos pueden rescindirse. Esta es la vía que se ha tomado para reubicar la Agencia de Calidad Universitaria y el Consejo del Audiovisual de Cataluña en el mismo inmueble que Infraestructuras.cat. “Tenemos edificios con pisos enteros vacíos”, explicó Estapé.

Para optimizar los espacios, la Generalitat se ha propuesto una media de 15 metros cuadrados por trabajador. Una ratio superior a los 12 metros por trabajador que impera en la empresa privada pero muy inferior a los 25 que hay ahora mismo en la Administración catalana.

El Gobierno no ha calculado qué ahorro económico supondrá la medida, ni cuántos edificios quedarán tras la racionalización de espacios. El cálculo está hecho en metros cuadrados. Actualmente, las oficinas del Gobierno en Barcelona ocupan un total de 377.000 metros cuadrados. Optimizando los inmuebles actuales Economía calcula que quedarían en 290.000 metros y permitiría ahorrar en costes indirectos, generar ingresos por la venta de propiedades y rescindir alquileres. Concentrándose en nuevas áreas, el Gobierno cree que podrá reducir aún más los metros cuadrados a 207.000 y reducir costes energéticos, además del ahorro en alquiler y los ingresos por ventas.

Desde 2011, la Generalitat ha logrado ahorrar 22,9 millones de euros anuales gracias a la optimización de espacios. Con la implantación del plan, que tendrá una oficina de seguimiento propio, Mas-Colell confía en “multiplicar” este ahorro.