Bares y restaurantes preparan una denuncia contra las nuevas terrazas

Una ordenanza permitirá a panaderías y charcuterías tener mesas en la calle Los restauradores consideran que es un agravio porque ellos pagan más tasas

El presidente del Gremio de Restauración, Gaietà Farràs.
El presidente del Gremio de Restauración, Gaietà Farràs.MASSIMILIANO MINOCRI

La nueva ordenanza de terrazas todavía no se ha aprobado y ya tiene quien la quiere impugnar. Tras cuatro años de negociaciones, el texto verá la luz en el pleno municipal de este viernes gracias a los votos de CiU y PP. El resto de partidos, PSC, ICV y UxB (ERC), votarán en contra. Pero además de los partidos políticos, muchos gremios de la ciudad seguirán el pleno con atención, ya que buena parte de su recaudación depende de la nueva normativa. Y el Gremio de Restauración lo hará, además, con indignación.

Los representantes de los bares y restaurantes de la ciudad consideran que la modificación, que abre la puerta a que los locales de degustación —desde una charcutería hasta una panadería— también puedan instalar terrazas, genera una “competencia desleal”, según su presidente Gaietà Farràs. Por este motivo, los servicios jurídicos de la entidad ya están preparando la denuncia.

CCOO y UGT avisan que los empleados de la degustación saldrán perjudicados

Las negociaciones para regular la instalación de terrazas en la ciudad empezaron en el anterior mandato. Todos los interesados han discutido largo y tendido hasta que la semana pasada, por la vía de urgencia, el texto entró en la orden del día de la Comisión de Hábitat Urbano y Medio Ambiente y consiguió la aprobación inicial gracias a los votos de CiU y PP.

Muchas de las entidades, profesionales o vecinales, que presentaron alegaciones al texto siguen esperando todavía alguna respuesta por parte del Ayuntamiento y los únicos que han recibido el documento lo han hecho gracias a los partidos que lo han filtrado. La respuesta oficial es que lo recibirán después del pleno, es decir, una vez ya esté aprobado. “Cuando vimos que no nos entregaban el texto, ya sospechamos que algo iba mal", explicó Farràs que recordó que Gremio de Restauración son "afectados directos”. 

El Gremio de Restauración ha estudiado el contenido de la ordenanza que se aprobará el viernes y sus representantes ya han llegado a una primera conclusión: “El Ayuntamiento ha roto las reglas del juego”. Los propietarios de bares y restaurantes reclaman que se exija a los locales de degustación las mismas obligaciones que a ellos. Según denuncian, ellos pagan un 25% más de tasas y un 30% más de salarios, ya que tienen que aplicar el convenio de la hostelería. Además, tienen más limitaciones horarias.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

CiU y PP, por su parte, consideran que ya han impuesto suficientes condiciones a los establecimientos que quieran instalar terraza, ya que estos deberán construir baños accesibles. Pero los restauradores recuerdan que esta norma no depende de la ordenanza, sino de una ley de rango superior. El gremio también denuncia que para cambiar la normativa, el Ayuntamiento ha tenido que modificar la ordenanza alimentaria y lo ha hecho en “fraude político”, según Farràs, ya que ni se ha hecho público “ni se ha permitido presentar ninguna alegación”.

El cambio de esta ley afecta un punto esencial, según el gremio, ya que hasta ahora los comercios que querían ofrecer también el servicio de degustación tenían un límite de espacio para esta actividad de 20 metros cuadrados. De esta manera, quedaba claro que la actividad principal era otra y que el consumo era sólo complementaria. Si se suman los metros de las terrazas a los que ya se destinan a degustación, estos establecimientos pueden acabar teniendo más espacio dedicado al consumo de sus productos que a la venta.

Farràs asegura que con estas condiciones “es imposible competir” y está convencido de que a la larga algunos bares y restaurantes tendrán que cerrar porque la competencia será demasiado agresiva. Por estos motivos han llegado a la conclusión que su única posibilidad es impugnar la ordenanza.

El secretario general de la Federación de Industria y de los Trabajadores Agrarios de la UGT, Sergio Moreno, también coincide en que la normativa provoca una situación de “competencia desleal”. Moreno destacó que los trabajadores de establecimientos de degustación cobran sueldos inferiores a los camareros y en muchos casos tienen que hacer pan, servir cafés y, si prospera la normativa, atender a las mesas de las terrazas. La UGT, como Comisiones Obreras y la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (Favb) también presentaron alegaciones al texto juntamente con el Gremio de Restauración.

En Barcelona hay 12.000 establecimientos de restauración y 4.500 tienen terraza, lo que representa un 37%. Actualmente hay hasta 2.500 establecimientos de degustación, aunque con la nueva ordenanza es muy posible que esta cifra se dispare. La mayoría son panaderías, aunque también hay charcuterías, tiendas de jamón...

El Ayuntamiento de Barcelona calcula que sólo una tercera parte de los 2.500 establecimientos que tienen licencia podrá tener terraza, ya que los locales acostumbran a ser pequeños y tendrán dificultades para construir los servicios para los clientes que fija la nueva norma. La Favb, por su parte, considera que se trata de una nueva “privatización del espacio público” y que las aceras acabarán “saturadas”.

El presidente del Gremio de Charcuteros y Carniceros, Joan Estapé, aseguró en cambio que solo una minoría de locales aprovechará la nueva ordenaza para instalar terraza y que no tendrá tanto impacto.

El texto se aprobará el viernes con los votos a favor de CiU y del PP mientras que PSC, ICV-EUiA y Unitat per Barcelona votarán en contra.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS