Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Salle y Lauro, primeros puestos

Un total de 30 equipos han competido en la sede de Euskaltel rodeados de familiares y amigos

Los equipos de La Salle Berrozpe de Andoain (Gipuzkoa) y el de Lauro Ikastola de Loiu (Bizkaia) ha ganado el primer y segundo premio, respectivamente, de la quinta edición del torneo de ciencia y robótica First Lego League Euskadi, promovido por Innobasque, la Agencia Vasca de la Innovación.

La creatividad del proyecto científico que han desarrollado, junto con la pericia mostrada por el robot que han diseñado ellos mismos, así como los valores mostrados, les han clasificado para participar en la final española, que tendrá lugar en Barcelona en marzo. Desde aquí tendrán la opción de conseguir un pase a los torneos internacionales, la final europea o el World Festival de Estados Unidos, en los que Euskadi cuenta ya con experiencia puesto que desde los inicios siempre ha habido representación de algún grupo vasco.

Casi un millar de personas han ocupado la sede de Euskaltel en el Parque Científico y Tecnológico de Bizkaia donde ha tenido lugar el campeonato, y a donde han acudido familias, amigos, profesores, compañeros, curiosos, 100 voluntarios de la organización y los 300 escolares de entre 10 y 16 años, que organizados en 30 equipos, demuestran que la cantera vasca de ciencia, tecnología e innovación tiene futuro y sabe divertirse creando proyectos innovadores.

Los populares actores Iban Garate y Gemma Martínez, conductores también de la ceremonia de entrega de premios, han animado la jornada. Los jóvenes se han mostrado orgullosos del trabajo realizado durante los últimos tres meses, durante los cuales han entrado en contacto con profesionales de Tecnalia, IK4 Research Alliance, Euskaltel y la Agencia Vasca del Agua, URA, para conocer sus avances y poder contrastar sus propios proyectos. También han aprendido a programar y diseñar un robot para que cumpla ciertas “misiones” que están relacionadas con el reto de este año. Así, los robots retiran los escombros de una pista de aterrizaje para que un avión con ayuda humanitaria aterrice, encuentra a los miembros dispersos de una familia y los reúne en un lugar seguro, o muestra que las edificaciones con sistemas antisísmicos resisten los terremotos sin derrumbarse.

Los valores también suman en FLL y por ello, existe una misión compartida que representa la donación de fondos a una campaña de crowdfunding. Los jueces y árbitros de la competición, profesionales del mundo de la empresa, la universidad o centros tecnológicos, los han tenido en cuenta en sus valoraciones.

El objetivo es fomentar el emprendimiento, la creatividad y la innovación en los jóvenes de todas las edades. Por ello, una representación de niños de entre 6 y 10 participantes en la versión infantil de FLL, Junior FLL, han realizado una demostración ante los asistentes, dejando patente que la robótica y la ciencia es para todos los públicos.