Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

S&P mejora la perspectiva de Euskadi de negativa a estable y confirma su ‘rating’

La agencia califica de "positiva" la gestión financiera del País Vasco

La agencia de calificación de riesgos Standard & Poor's (S&P) ha revisado la perspectiva de Euskadi de negativa a estable y ha confirmado su rating crediticio BBB + a largo plazo, dos posiciones por encima de España.

En un comunicado, S&P ha explicado que la revisión de la perspectiva del País Vasco es similar a la efectuada con el Estado el pasado 29 de noviembre, si bien la calificación a largo plazo se sitúa dos posiciones por encima del Reino de España ( BBB-/Stable/A-3). De acuerdo con los criterios de calificación de la agencia de calificación, un Gobierno local y regional puede ser clasificado hasta dos escalones por encima de su soberano si el autonómico puede mantener características de crédito "más resistentes que los del soberano en un escenario de estrés", pero mantiene "alta sensibilidad" al riesgo del país.

En su opinión, Euskadi cumple estas condiciones, por lo que se aplica un diferencial de dos grados con España, por considerar que es una comunidad "orientada a la exportación y la industria competitiva", lo que mitiga, en parte su "alta concentración en la economía" española. Además, cree que su "estatus especial", aísla la zona "de la intervención negativa del soberano", ya que su sistema de financiación, cuenta con "una alta autonomía fiscal que no depende de las transferencias del gobierno central a cualquier grado significativo".

Por ello, considera que "el impacto de un escenario de estrés soberano" provendría de una caída de su PIB y de la recaudación de impuestos. No obstante, destaca que existe "un historial de buena gestión financiera" de la comunidad autónoma, con "una fuerte cultura crediticia".

S&P cree que el País Vasco "podría soportar un escenario de estrés", aunque mantiene una "alta sensibilidad" a las condiciones económicas en España. Por ello limita su calificación a un máximo de dos niveles por encima de la calificación soberana. También destaca que la "elevada autonomía fiscal" de la Euskadi se ve limitada por su vinculación al Gobierno central.

Standard califica de "positiva" la gestión financiera del País Vasco por su "perfil de crédito", que define como "profesional" y que "identifica claramente" los riesgos de la comunidad autónoma. En su opinión, pese a que el Gobierno de Iñigo Urkullu fue incapaz de aprobar un presupuesto para 2013 y tuvo que prorrogar el precedente, "tiene la intención de tomar todas las medidas necesarias para cumplir con la meta oficial de déficit fiscal" y "evitar cualquier intervención por parte del Gobierno central".

En este sentido, la agencia cree que Euskadi cumplirá con el objetivo oficial de déficit en 2013 del 1,2% del PIB, "como lo hizo en 2012, cuando se redujo su déficit al 1,46%", cerca del 1,5% previsto. Sin embargo, no prevé que vuelva a presupuestos equilibrados en el horizonte 2013-2015. Según sus estimaciones, Euskadi reducirá su déficit hasta el 6% en 2015, partiendo del 8,4% de 2012.

Además, considera que para 2014 y 2015, la economía vasca crecerá en línea con la española, para la que ha previsto "un crecimiento moderado del 0,8% en 2014 y 1,2% en 2015". A su entender, el País Vasco "se adaptará a sus gastos", y se ajustará a los déficit establecidos o quedará ligeramente por encima de los objetivos fijados.