El fiscal jefe se compromete a luchar “especialmente contra la corrupción”

Torres-Dulce admite que no se puede vigilar a los excarcelados por la anulación de la 'doctrina Parot'

Antonio Montabes, durante su discurso de toma de posesión como nuevo fiscal superior de la Comunidad Valenciana.
Antonio Montabes, durante su discurso de toma de posesión como nuevo fiscal superior de la Comunidad Valenciana.JOSÉ JORDÁN

Antonio Montabes, nuevo fiscal superior de la Comunidad Valenciana, se comprometió este viernes a que el ministerio público realizará “especial esfuerzo en la lucha para erradicar cualquier forma de corrupción”. Montabes, un fiscal adscrito a la conservadora Asociación de Fiscales pero con fama de independiente y experto en materia penal entre la carrera fiscal, sucede en el cargo a Ricard Cabedo, que ha llegado a la edad legal de jubilación, perteneciente a la Unión Progresista de Fiscales.

La toma de posesión de Montabes tuvo lugar en el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) valenciano, cuya Sala Civil y Penal se encuentra al borde del colapso (este viernes pidió al Poder Judicial tres magistrados de refuerzo para que se sumen a los cinco con lo que cuenta habitualmente) debido a las numerosas investigaciones abiertas por supuesta corrupción de parlamentarios elegidos en las listas del Partido Popular. El fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, que asistió al acto, también se refirió a la cuestión en su discurso afirmando que la “cooperación leal” con el resto de instituciones en la que comprometió al ministerio público no debe impedir “que sean juzgados cuando infringen la ley”.

La cooperación que parece garantizada de entrada es la de la fiscalía superior con la dirección del TSJ. Montabes recordó que pasó una década en el juzgado de Instrucción número 10 de Valencia, cuya titular fue en aquel periodo la actual presidenta del tribunal superior, Pilar de la Oliva, que ofició de madrina de Montabes en el acto.

Torres-Dulce afirmó a la prensa antes de empezar el acto que la fiscalía ha activado en toda España un protocolo ante la cascada de excarcelaciones previstas por la anulación de la doctrina Parot por parte del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Torres-Dulce, admitió, sin embargo, que dicho protocolo no puede implicar una vigilancia específica de los presos que queden en libertad, porque una vez en la calle estos gozan de todos sus derechos, y dio la impresión de que se trata más bien de una comunicación del ministerio público a la policía para que estén sobre aviso ante la salida de personas potencialmente peligrosas.

Montabes aprovechó la toma de posesión, en la que estuvo el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, competente en la materia, para afirmar que la crisis económica “no puede servir de excusa” para que la fiscalía cuente con “sedes dignas” y demás medios materiales “imprescindibles para cumplir con su labor”. Montabes aseguró que, pese a la dependencia jerárquica, la fiscalía “no es un apéndice del Gobierno” porque se debe ante todo al principio de legalidad.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50