la crisis de una gran cooperativa

El juez admite el concurso de Fagor, que se encuentra en estado de insolvencia

El Banco Popular y la CNMV nombrarán a los dos administradores concursales de la cooperativa

Fagor Electrodomésticos ya se encuentra formalmente en concurso de acreedores. El titular del Juzgado de lo Mercantil número 1 de San Sebastián, Pedro José Malagón, ha dictado hoy un auto en el que declara el concurso de acreedores voluntario de la cooperativa estrella del grupo Mondragón y establece que los dos administradores concursales habrán de ser elegidos uno por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y otro por el Banco Popular, en su condición de principal acreedor de la firma.

El auto permite conocer que Fagor Electrodomésticos se halla actualmente en estado de insolvencia. La empresa aporta al juzgado un balance de situación que muestra que su activo corriente asciende a 355,7 millones de euros, mientras que el pasivo se sitúa en 362,4 millones y tiene una tesorería de apenas 100.000 euros que el propio auto califica como “exigua”.

Este hecho se une a la caída de la actividad, la deficiente cifra de existencias y la vinculación de casi un tercio de los activos con inversiones no realizables en empresas del propio grupo. “Ello hace que las líneas de circulante que tiene la sociedad no son suficientes para garantizar su liquidez, lo que lleva a la insolvencia actual”, remata en su exposición el titular del juzgado, Pedro José Malagón.

Desde este momento, la administración y disposición sobre el patrimonio de la cooperativa quedan intervenidas por la administración concursal que se nombrará. Los administradores concursales serán un técnico de la CNMV u otra persona nombrada por esta, cualificado como economista, titulado mercantil o auditor de cuentas con cinco años de experiencia. El administrador acreedor será la persona designada por el Banco Popular.

Los administradores concursales tendrán dos meses para presentar su informe sobre la situación de la empresa a partir del momento de su aceptación.

El magistrado también asume la competencia y declara el concurso de las filiales polaca e irlandesa 

El auto hace constar que el deudor, Fagor Electrodomésticos, "no ha solicitado la liquidación de su patrimonio", del mismo modo que tampoco ha presentado una "propuesta anticipada de convenio".

El juez considera el concurso como de especial trascendencia, ya que la cooperativa tien un pasivo superior a los 100 millones de euros, más de un centenar de trabajadores, más de mil acreedores y su cifra de negocio es claramente superior a 100 millones; “todo ello sin contar con la indudable trascendencia social y mediática de este concurso”, señala el magistrado.

En el mismo auto, el juez asume la competencia sobre la filial Fagor Ireland, la tenedora de marcas de la francesa Brandt, al entender que su centro de intereses principal se encuentra en el domicilio social de su matriz en Mondragón, junto a circunstancias como que es en esta sede central donde se desarrolla la administración efectiva de la filial irlandesa, que la firma guipuzcoana es titular del 100% del capital de aquella, con lo que tiene “la omnímoda facultad de nombrar y separar a sus órganos de administración” o que Fagor Ireland no tenga establecimiento propio en Irlanda ni trabajadores.

Fagor Ireland se encuentra en estado de insolvencia inminente. Su administrado concursal será el que designe la CNMV.

El magistrado ha dictado otro auto en el que también asume la competencia y declara el concurso de Mastercook, la filial polaca de la cooperativa de Mondragón. Dado que la firma está en Polonia, el juez ha optado en este caso por nombrar un administrador que tenga “estructura o relaciones internacionales suficientes” para poder atender sus funciones. Por ello nombra nombra a KPMG concursal, una sección de la auditora multinacional KPMG.

La filial polaca ha sufrido un "evidente" problema de financiación, dado que el 70% de su facturación es con entidades del grupo, todas ellas en difícil situación financiera. La situación se ha ido agravando hasta que la empresa ha tenido que parar su actividad. Todo ello hace al juez apreciar su situación de insolvencia.

El juez atiende de esta manera una de las pretensiones que tenía Fagor Electrodomésticos: que todo el proceso concursal se desarrolle en España, tanto el de la matriz como el de sus filiales, sin que se desgajase el de Mastercook a Polonia y el de Fagor Ireland a Irlanda porque ello "sería perjudicial" para la cooperativa y sus acreedores. Por esto la firma del grupo Mondragón había presentado el concurso de sus dos filiales en el juzgado de lo Mercantil donostiarra.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50