Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El embajador español ante OCDE apoya que entidad integre a países emergentes

Ricardo Díez-Hochleitner defiende en Barcelona papel de la organización en la definición del escenario mundial que seguirá a la salida de la crisis

El embajador representante permanente de España ante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Ricardo Díez-Hochleitner, defendió ayer en Barcelona que la entidad crezca e integre a los países emergentes para mantener su peso en el PIB mundial.

"La OCDE ha sido importante, ha tenido un peso y un papel. Ahora tiene universalidad, pero necesita asegurar que ese trabajo se proyecte, que empape al máximo número de países", sostuvo en una conferencia organizada por el Círculo Financiero de la Societat Econòmica Barcelonesa d'Amics del País.

Díez-Hochleitner reivindicó el papel de la OCDE en la definición del escenario mundial que seguirá a la salida de la crisis financiera en términos de "gobernanza y bienestar", ya que ha avisado de que el panorama futuro en ningún caso se asemejará al previo a la recesión. Así, subrayó la necesidad de incorporar a los países emergentes, los llamados BRIC -Brasil, Rusia, India y China-, con el fin de que estos nuevos protagonistas de la economía mundial asuman los principios de buenas praxis en las políticas públicas que promueve la OCDE, y cooperen en las tareas de la misma.

El diplomático resaltó que el esfuerzo de proyección de la OCDE ha comenzado y alcanza a 80 países de todo el mundo, que ya participan en los diferentes comités de la entidad como invitados, participantes o asociados según el grado de implicación de cada uno de ellos. Entre las candidaturas más avanzadas a entrar en la entidad figuran Rusia, Colombia, Costa Rica, Letonia y Lituania, si bien precisó que en cada caso el proceso sigue un ritmo diferente.

El exembajador de España en Alemania celebró la buena sintonía con las economías con más potencial

Díez-Hochleitner indicó que, cuando nació, la OCDE representaba el 90 % del PIB mundial con sólo 20 socios, mientras que en la actualidad no alcanza el 60 % del PIB pese a haber aumentado su número de socios hasta 34.

El exembajador de España en Alemania celebró la buena sintonía con las economías con más potencial, que ya participan en múltiples comités de la OCDE, así como las complicidades con otras regiones con economías aún menos desarrolladas, que en un futuro también se podrían sumar a la entidad.

"La OCDE quiere ponerse al servicio de estas regiones para que crezcan y para tenerlas al tanto de lo que se hace dentro organización", afirmó Díez-Hochleitner, que aseveró que el objetivo final es que los principios de buena gobernanza no se pierdan en las relaciones internacionales.

Durante su conferencia, el diplomático detalló una serie de iniciativas relativas al comercio o al mercado energético que impulsa la OCDE en estos momentos para recalcar su papel integrador en un mundo cada vez más globalizado.

La OCDE cuenta con 34 países miembros, entre los que figura España, y emplea a más de 2.880 funcionarios, 80 de ellos en territorio español.