Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Homs llama a utilizar la consulta para redimir la derrota de 1714

La Generalitat presenta los actos del Tricentenario en el Born Centre Cultural

Francesc Homs, durante la presentación del programa de actos conmemorativos del Tricentenario de 1714.
Francesc Homs, durante la presentación del programa de actos conmemorativos del Tricentenario de 1714.

“La celebración del Tricentenario de 1714 no es la de una derrota, sino la de una victoria. El proyecto de asimilación fracasó, y prueba de ello es que hoy estamos aquí. Nos impusieron sus leyes, su cultura y su lengua pero no han podido imponernos su voluntad de asimilarnos. Ni tampoco ahora". Estaba claro que la Generalitat iba a utilizar la celebración de los 300 años del fin de la Guerra de Sucesión que acabó con la victoria de los partidarios de Felipe V frente a los austracistas, tras la capitulación de Barcelona y Mallorca, para sumar elementos hacia su camino a la independencia. Ayer quedó patente en la presentación de los actos del Tricentenario por parte del consejero de la presidencia de la Generalitat y portavoz del gobierno Francesc Homs. Fue en el Born Centre Cultural, la “zona cero de los catalanes”, el marco más adecuado para los actos que se celebrarán durante todo 2014.

Durante su intervención, Homs ha asegurado que la “redención de nuestro país no vendrá por lo que pueda ofrecer el Estado Español, sino de las propias posibilidades de Cataluña". Acompañado de Miquel Calçada, comisario de las actividades, Homs explicó que 2014 será "el año de la memoria, el acuerdo, la consulta y el de la democracia en mayúsculas”. Para el político, "Cataluña tendrá el año próximo la oportunidad de redimir la derrota sufrida 300 años antes, si apuesta por una vía segura mediante una consulta soberanista".

"La redención de Cataluña no llegará por aquello que ofrece el Estado Español, sino de sus propias posibilidades”

Homs tiene claro que el pasado ha de servir para “afrontar el futuro a partir de valores que históricamente han caracterizado a los catalanes como el trabajo, el esfuerzo, la solidaridad, la responsabilidad y la capacidad de sacrificio por el bien común” y ha lanzado frases hacia el PSC por desmarcarse del proceso y a ERC por sus propuestas arriesgadas, como la de parar la economía catalana durante una semana.

Frente los que critican que Cataluña quiera conmemorar el Tricentenario, Homs ha defendido que Cataluña hace “lo que hacen todos los países del mundo, que es conmemorar todo aquello que evoca su historia y su pertenencia colectiva”.

Calçada ha desgranado los diferentes ejes de la celebración que enmarcó en “cuatro grandes pilares”: conmemorar, cohesionar, reimaginar y proyectas. Los actos de celebración comenzarán el 11 de enero en la Seu Vella de Lleida, la ciudad que primero calló (1707) bajo las tropas borbónicas y durante todo el año las grandes citas festivas estarán impregnadas de por la esencia de los 300 años de estos hechos. Ocurrirá en Sant Jordi, durante la Diada de 2014, que será el acto central, mientras que en la clausura se inaugurará una escultura conmemorativa.

A lo largo de un año se han organizado congresos (como el Primer Congreso Internacional de Prospectiva o un fórum de educación y tecnología), actos culturales como la gran exposición que organizará el Museo de Historia de Cataluña sobre los 300 once de septiembre de la historia; otra en el MNAC sobre Antoni Viladomat, el gran pintor del siglos XVIII catalán y una tercera en el MACBA, las dos últimas dentro de la programación de sus respectivas temporadas. Se pondrá en marcha la ruta 1714 por 52 municipios de Cataluña “donde es visible la cicatriz de los escenarios de la guerra”, aseguró Calçada; Salvador Brotons estrenará una sinfónica en el Auditori; además de toda una serie de actos festivos y participativos, como la plantación de un enorme roble en Montserrat, actividades en las 366 bibliotecas públicas catalanas o un videojuego del Club Super 3 donde los niños podrán hacer un viaje al pasado y descubrir la época superando toda una serie de pruebas, entre otras muchas actividades.

El Ayuntamiento de Barcelona gastará 2,5 millones de euros en las celebraciones

El 1714 también estará presente en la educación: “El ámbito en el que mejor representa la continuidad entre el pasado y el futuro”, explicó Calçada. Los centros tendrán en breve toda una serie de recursos encaminados a entender y difundir los hechos de 1714. Para el 10 de diciembre de 2014, “en recuerdo de la prohibición de 1775 del gobernador militar de prohibir volar cometas en la ciudad”, se ha invitado a todas las escuelas a soltar miles de globos en los respectivos centros, con mensajes alusivos a la libertad, coincidiendo con el Día de los Derechos Humanos.

La Generalitat cuenta con un presupuesto cercano al millón de euros para la celebración de estos y otros actos a lo largo de 2014, mientras que el Ayuntamiento de Barcelona para los actos en la ciudad es de 2,5 millones de euros.

Más información